Alba Prado, una de las participantes más fuertes y queridas en toda la historia de Guerreros está pasando por un momento muy difícil, debido a la muerte de uno de los hombres más importantes de su vida, un gran amigo. 

La integrante de las Cobras sorprendió a sus seguidores, este jueves en la mañana, compartiendo la noticia de que Alejandro González había fallecido.

Alejandro González era un joven y talentoso fotógrafo, el cual trabajó en varias ocasiones con otros guerreros como Dahian, Ricki, Mateo, Arturo, Tatiana, Barbie, Dina y Tebi, entre otros.

El dolor que invadió a Alba lo quiso transmitir con unas conmovedoras palabras dedicadas a Alejandro en un post en su cuenta de Instagram, en donde subió una fotografía con él.

“Amor de mi vida, gracias por los momentos compartidos, siempre fuiste mi angelito, te amo y te amare por siempre, no sé que haré sin ti, fuiste mi hermano, mi amigo mi todo”, dice la primera parte del mensaje.

La guerrera además aseguró que nunca va a olvidar a este gran amigo y añadió: “hoy solo no puedo hablar, y no sé cómo entender esto, te recordaré con esa gran sonrisa que te caracterizaba, este es un adiós, pero no para siempre”.

Publicidad

El mensaje tuvo un gran impacto en los compañeros de Alba del reality, quienes le mandaron su sentido pésame y la acompañaron en su dolor con palabras reconfortantes.

La última publicación de Alejandro González en su cuenta de Instagram fue el 15 de noviembre y era una imagen de flores amarillas en la que agradecía a Dios por sus bendiciones y en la que compartía con sus seguidores que llevaba nueve días en una UCI (Unidad de Cuidados intensivos).

“Llevo nueve días confinado en una UCI, teniendo una muy dura y fuerte lucha contra una neumonía causada por el COVID. Ha sido una experiencia demasiado compleja y dolorosa, que ha puesto a prueba mi resistencia, autocontrol y Fe en Dios”, escribió el fotógrafo.

En esa imagen, Alejandro también hizo una importante reflexión sobre la falta de consciencia que cada vez se percibe más ante esta pandemia que aún no está controlada.

Quiero pedirles que se cuiden mucho de esta enfermedad traicionera, pues, aunque yo me estaba cuidando al máximo, la misma llegó a mi vida sin saber cómo ni por qué. Seamos muy prudentes y responsables, pues de verdad que esto es demasiado duro de manejar”, concluye.

Alba recuerda a su gran amigo

Suscríbete a nuestro Canal de YouTube