Una mujer denunció en Twitter la pesadilla que ha sido para ella vivir en el edificio BD Bacatá, el más alto de la Bogotá, pero que, según su experiencia está en pésimas condiciones y podría caerse en cualquier momento.

Hace unos años el anunció de la construcción de Bacatá fue noticia nacional y cientos de personas invirtieron con la esperanza de tener un gran negocio en el futuro.

Sin embargo, las demoras en la construcción y otras fallas le quitaron el prestigio que en algún momento llegó a tener, aún sin haberse terminado.

Esta semana, la usuaria Diana Gómez, @cosmicienta, contó que lo que ha sido su horrible experiencia de vivir en este edificio de 53 pisos (antes decía que de 66) y 240 metros de altura.

En la publicidad prometía tener gimnasio, salón de cine, terrazas, lavandería, salones comunales, un centro comercial y todo tipo de comodidades para los residentes. Sin embargo, hasta el momento, no cuenta con ninguno de esos servicios. Además, la usuaria agregó que el edificio tiene cuatro ascensores, de los cuales a veces solo sirven dos.

Se dañan cada dos días y para rematar se descuelgan, me ha pasado tantas veces que ya sé en qué piso paran. Una vez me tocó bajar 15 pisos con dolores de parto por falta de ascensores”, dijo la mujer.

La usuaria habló también de los servicios públicos en Bacatába, que tendrían un difícil problema para todos los residentes del rascacielos. Según dijo, los apartamentos más grandes que están disponibles para ser arrendados hasta la fecha se encuentran entre los pisos 30 y 53. Explicó que el costo de los arriendos está en un rango entre 2,5 y 8 millones de pesos.

“Pero acá viene lo peor”, aseguró la mujer. “estos apartamentos que se roban la luz del resto del edificio, entonces se va la luz más de 10 veces en el día y, si no hay luz, no hay agua”, contó.

La mujer aseguró que se la han dañado electrodomésticos y dijo:“Los arrendadores saben de todos los problemas que hay y cuando uno se pasa a vivir acá es que se da cuenta que hasta la estufa sirve solo de adorno. Cuando recién me pase a este piso era la única, entonces no tenía tantos problemas como ahora que el edificio está casi lleno, al estar lleno se sobrecarga ese transformador de donde se roban la luz y entonces no hay luz ni agua ningún día”.

La mujer denunció que como si fuera poco no se siente segura en su apartamento, pues ha visto varias grietas y cada vez peores.

“Yo digo que este edificio se va a caer, es normal que suenen los edificios, pero lo que pasa acá no es normal, hace unos días sonó tan feo que todo el techo del apartamento se agrietó, las paredes también, yo que soy bien chismosa me fui por las escaleras y se están cayendo”, expresó.