Una mujer identificada como Karen Oviedo asesinó a su marido Rolando Aquino y a su hijastro Elían, de 9 años y fue condenada a cadena perpetua, luego de que en Google encontrarán las pruebas de su crimen.

Aunque los homicidios no ocurrieron este año, las investigaciones dieron fruto hasta ahora y la mujer deberá pagar por sus delitos en Mendoza, Argentina, donde los hechos ocurrieron.

La primera muerte fue la de su hijastro Elías Aquino, en julio de 2019 y en ese momento los médicos aseguraron que la causa fue por una intoxicación de “fase 3″, es decir, aguda.


Lo extraño fue que dos años después, la siguiente muerte fue la señor Rolando, padre del menor. Los médicos informaron que la causa de muerte fue una intoxicación severa por una sustancia extraña.

Las autotridades encendieron las alarmas, al reconocer que tanto padre como hijo habían muerto de manera similares y en condiciones extrañas, por lo que en el 2021 se iniciaron las investigaciones.

De acuerdo con el periódico La Nación, en su declaración de aquel año, la mujer aseguró que Aquino estaba tomando un medicamento por un problema en la piel, pero cuando losinvestigadores le pidieron que entregara el fármaco, reveló que “una empleada lo había tirado”.

Tras varias versiones incongreuentes de Karen, la justicia se interesó y realizó una autopsia. El resultado sorprendió a todos: Rolando tenía en su organismo restos de una sustancia química llamada etilenglicol o refrigerante para carros.

Las actividades digitales que delataron a la mujer.

Según Infobae, los fiscales Fernando Guzzo y Claudia Ríos explicaron en los alegatos a los jurados que “no existen dudas sobre la culpabilidad” de Oviedo en las muertes de Aquino y de su hijo al revelar las pruebas sobre las acciones digitales que delataron a la mujer.

Los investigadores acusaron  a Karen Oviedo de haber asesinado al pequeño Elías Aquino y a su esposo de la misma manera y que lo había hecho al darles líquido refrigerante para carros, lo que al final terminó en una intoxicación tan grande que produjo en las víctimas una falla multiorgánica.

La principal prueba fue una serie de registros sacados del teléfono celular de la mujer en los cuales se podía leer las búsquedas más recientes que había hecho la mujer en Google.

El medio argentino ‘Telam’ publicó que los investigadores encontraron que  la acusada primero se interesó por saber “cuál era el veneno más letal”, luego buscó “cómo matar con veneno”, datos sobre el “etilenglicol” y al final intentó buscar sobre cómo podía hacer para eliminar el historial de navegación.

Los fiscales también descubrieron que la mujer, apodada por algunos medios locales como la ‘envenenadora de Guaymallén’, había comprado por Mercado Libre un litro del refrigerante transparente.