El hombre que mató al asesino serial Jeffrey Dahmer, y quien aún sigue con vida y preso, reveló la verdad sobre por qué lo hizo y cómo fueron los últimos momentos del caníbal.

El gigante de ‘streamig’ Netflix logró otro éxito con la serie ‘Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer’, un asesino serial que fue asesinado en la cárcel por un compañero.

Jeffrey Dahmer asesinó sin compasión a 17 jóvenes y niños desde 1978 hasta 1991 entre Ohio y Wisconsin y se convirtió en uno de los asesinos seriales más reconocidos en la historia de Estados Unidos.

‘El carnicero’, ‘El caníbal’ o ‘El monstruo’, así se le conocía en su ciudad, Milwaukee por ser el  responsable de la muerte de cerca de una veintena de personas entre niños y adultos, además de tener fuertes tendencias al canibalismo (comer carne humana) y necrofilia (mantener relaciones sexuales con cadáveres) durante su carrera homicida.

Gracias a que Tracy Edwards consiguió escapar, después de cinco horas de cautiverio, Dahmer fue detenido en septiembre de 1991 y condenado en 1992 a cadena perpetua por quince de sus crímenes.

El ‘carnicero de Milwaukee’ fue internado en la cárcel de Columbia, donde permaneció hasta noviembre de 1994 cuando fue brutalmente asesinado por otro recluso.

Foto: Sygma for Getty Images

¿Quién mató a Dahmer?

El asesino serial Jeffrey Dahmer murió a manos de su compañero de prisión, Cristopher Scarver, quien también mató a otro recluso, Jesse Anderson, luego de que a los tres los mandaran a limpiar algunas estancias de la cárcel.

Christopher J. Scarver Sr estaba en  la Institución Correccional de Columbia en Portage, Wisconsin, desde 1990,  tras ser condenado por un primer homicidio por quitarle la vida al  supervisor Steve Lohman del programa de capacitación del Cuerpo de Conservación de Wisconsin.

Scarver le exigió dinero de Lohman a punta de pistola y como solo recibió $15 dólares, Scarver, enfurecido, le disparó una vez en la cabeza y lo mató.

Al mismo tiempo, le exigió dinero al administrador del sitio, John Feyen. Según las autoridades, Scarver dijo: “¿Cree que estoy bromeando, señor Hitler? Necesito más dinero”. Scarver le disparó a Lohman dos veces más, ambas post mortem.

Foto: Alphanews Call

Las crudas revelaciones de Cristopher Scarver sobre por qué mató a Dahmer?

En la cárcel de Columbia, cuando los oficiales penitenciarios dejaron a los tres sin supervisión, Scarver golpeó primero a Dahmer y luego a Anderson con una barra de 51 cm que había sacado de un equipo de ejercicio de la sala de pesas de la prisión. 

Regresó a su celda e informó a un guardia de la prisión que “Dios me dijo que lo hiciera. Jesse Anderson y Jeffrey Dahmer están muertos”.

En el 2015, el medio estadounidense New York Post publicó una entrevista exclusiva con Cristopher Scarver, el hombre que mató al asesino serial Jeffrey Dahmer en 1994.

El hombre dijo, en ese momento, que lo hizo debido al escalofriante sentido del humor de Dahmer; por ejemplo, convertía los alimentos de la cárcel en extremidades falsas, cubiertas de salsa de tomate para que pareciera sangre.

“Él sobrepasó la línea con algunas personas… con los prisioneros y con el personal de la prisión”, dijo Scarver, según lo citó el diario. “Algunas personas que están en prisión están arrepentidas, pero él no era una de esas personas”.

Scarver dijo que conservó un artículo de prensa en el que se detallan los crímenes de Dahmer. Justo antes de que matara al cánibal, Scarver dijo que lo confrontó con ese pedazo de periódico que había guardado.

“Le pregunté si él había hecho esas cosas porque yo estaba extremadamente disgustado. Él se sorprendió. ‘Sí, así fue'”, dijo Scarver, según cita del diario.

¿Dahmer no estaba arrepentido?

Aunque en varias apariciones ante medios, el asesino serial aseguraba que estaba arrepentido y pedía perdón, parece ser que la realidad en la cárcel era otra.

En una historia aparte, según cita del Post, el exministro de la prisión de Dahmer dijo que el convicto solía hacer bromas sobre su pasado canibalesco.

“Si veía que un guardia estaba nervioso y que estaba parado lo suficientemente cerca como para escucharlo, decía: ‘Yo muerdo'”, dijo el pastor Roy Ratcliff, de acuerdo al diario.

“De cierto modo jugaba con su imagen para exagerarla y hacer que la gente tuviera más miedo”, dijo Ratcliff. “Simplemente esa era su forma de ser… un sentido del humor mórbido para hacerle frente a su desesperada situación”.