La verdadera historia de Jeffrey Dahmer, el terrible asesino de la serie de Netflix que tanto está dando de qué hablar.

El 21 de septiembre la popular plataforma ‘streaming’ Netflix lanzó Monstro: La historia de Jeffrey Dahmer, programa en el que narra como este personaje mató a 17 jóvenes con los que también practicó la necrofilia y el canibalismo.

En medio esta tendencia, miles de usuarios de la plataforma audiovisual se han preguntado qué tan acertados son los relatos plasmados en la serie protagonizada por Evan Peters y creada por Ryan Murphy e Ian Brennan.

La historia detrás del asesino Jeffrey Dahmer

Jeffrey Dahmer nació en Milwaukee el 21 de mayo de 1960. Su madre Joyce Annette trabajaba como operadora de teletipos y según se ha dicho tenía un historial de presión y problemas con el alcohol. Su padre, Lionel Herbert Dahmer era químico razón por la que la familia tenía que viajar mucho.

Cuando Jeffrey tenía ocho años sus padres se divorciaron ya que tenían constantes problemas; él se quedó con su madre y su hermano David.

En la adolescencia el protagonista de esta historia era “callado” y “solitario” y empezó a desarrollar un extraño gusto por diseccionar animales muertos en el sótano de su casa.

Poco tiempo después, fue arrestado por primera vez debido a que fue encontrado en estado de ebriedad, además de alterar el orden público y acusado abuso sexual contra un niño de once años, no obstante, fue absuelto.

Las víctimas de Jeffrey Dahmer

En 1978 cometió su primer asesinato. Se trató de Steven Hicks un joven que recogió al estar haciendo ‘autostop’. Dahmer lo llevó a su apartamento con la excusa de tomarse unas cervezas. Allí, lo golpeó con una barra, lo descuartizó y lo guardó en bolsas de basura.

Estas fueron las otras víctimas de Jeffrey Dahmer:

  • Ricky Beeks (33 años)
  • Joseph Bradehoft (25 años)
  • Jamie Doxtator (14 años)
  • Richard Guerrero (25 años)
  • Anthony Hughes (31 años)
  • Oliver Lacy (23 años)
  • Errol Lindsey (19 años)
  • Ernest Miller (22 años)
  • Anthony Sears (26 años)
  • Konerak Sinthasomphone (14 años)
  • Edward W. Smith (28 años)
  • Curtis Straughter (18 años)
  • David C. Thomas (23 años)
  • Matt Turner (20 años)
  • Jeremy Weinberger (23 años)

A causa de sus atrocidades como el asesinato de hombres jóvenes, practicar la necrofilia y canibalismo con ellos, fue aposado “el caníbal de Milwaukee” o “el monstruo de Milwaukee”.

Su “modus operandi” siempre fue el mismo, invitaba a sus víctimas a su apartamento, las estrangulaba hasta la muerte y luego saciaba su apetito sexual con los cuerpos. Jeffrey Dahmer admitió en diferentes ocasiones que “cenaba” los pectorales de estos hombres, los descuartizaba y guardaba los cráneos y esqueletos “que le parecían más lindos”.

Tracy Edwards la única víctima que escapó de sus garras; logró salir del apartamento con esposas en las manos y al encontrar a algunos policías los guio hasta la residencia de North 25th Street donde se encontraron cráneos, órganos, un corazón congelado y sangre por todas partes.

Los trastornos mentales de Jeffrey Dahmer

Tras ser capturado, Jeffrey Dahmer fue diagnosticado con un trastorno límite de la personalidad, un trastorno esquizotípico de la personalidad y un trastorno psicótico, pero en el juicio fue tratado como legalmente cuerdo.

El hombre fue condenado a 15 cadenas perpetuas por 15 de los 16 asesinatos que cometió en Wisconsin, posteriormente se le culpó por uno más en el estado de Ohio.

Muerte de Jeffrey Dahmer

De toda su condena, Dahmer solo pagó dos años debido a que el 28 de noviembre de 1994 fue asesinado por el recluso Cristopher Scarver. Quien tiempo después confesó a New York Post que, aunque quiso mantener su distancia del hombre solía presenciar discusiones entre él, otros prisioneros e incluso funcionarios del penitenciario, algo que poco a poco fue despertando un odio.

El deceso se dio cuando a ambos, junto a Jesse Anderson los encargaron de limpiar algunas estancias de la cárcel como el gimnasio. Scarver aprovechó un momento en el que no eran vigilados por los guardias para golpearlo con una barra en la cabeza que fue letal al instante.