El reconocido periodista César Augusto Londoño pasó un gran susto en los primeros días de su llegada al cubrimiento del Mundial Catar 2022.

La copa del mundo del fútbol este año ha estado en vuelta en varias polémicas, sin siquiera haber empezado, pues en el mundo entero se han conocido las estrictas reglas que han dificultado celebrar este deporte para sus asistentes.

Catar, el país anfitrión, es una de las naciones más ricas del mundo debido a sus recursos de gas, pero enfrenta polémicas por el respeto de derechos humanos.

Además de las exigentes leyes que deben respetar sus miles de visitantes, lo que ha indignado a muchos es su discriminación con las personas LGBTI, pues es un delito tener otra orientación sexual que no sea la heterosexual.

Tampoco se puede ocultar el trato a las mujeres desigual y las denuncias que han querido ocultar sobre los muertos de obreros por explotación laboral, que en su gran mayoría eran migrantes pobres.

Los periodistas colombianos que han llegado al cubrimiento también han sido testigos que las normas para mostrar su cultura son igualmente estrictas.

Recientemente, César Augusto Londoño reveló para su trabajo, Caracol Radio, que se metió en problemas con las autoridades catarís, pues lo que hizo para ellos es considerado un acto indebido.

En su relato para la emisora, César y otros compañeros periodistas relataron que la policía de Catar los retuvo por unos momentos.

Según comentaron en el programa, él y su equipo iban en un vehículo mientras captaban imágenes de Doha en sus celulares.

“Al señor César Augusto Londoño lo bajaron del carro de nosotros y le dijeron que entregara su celular porque estaba filmando los edificios y que entre esos, había edificios de la Policía y del Ejército y no los podía filmar”, manifestó  Óscar Rentería.

César afrimó: “Lo cierto es que yo no estaba filmando, pero mire lo que es la seguridad aquí. Íbamos cuatro personas en el taxi y el del Ejército dijo ‘hay un celular de color blanco’ -y efectivamente era el mío- ‘y usted filmó’ -yo no había filmado-”.

El hecho habría ocurrido a las 2 de la mañana en ese país y una de las cosas que le llamó la atención a César fue que el policía dijo que no quería ver todas las fotos de su celular, sino solo una en específico, pues revisar toda su galería era violar su intimidad y lo podían castigar.

Los periodistas y comentaristas revelaron que, por fortuna, la cosa no pasó a mayores, pues luego los dejaron irse.