La revista Cambio y el periodista Daniel Coronel revelaron una serie de videos en los que se ve al candidato Rodolfo Hernández en una exótica fiesta en la que lo acompañan sus dos hijos, una gran cantidad de jóvenes hermosas y otros empresarios.

A pocos días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, las redes sociales están llenas de contenido sobre ambos candidatos presidenciales.

Este viernes, las palabras Rodolfo, Yate, Miami y Pfizer ocuparon los primeros lugares en las tendencias de Twitter Colombia y todas están conectadas con las imágenes reveladoras que publicó Cambio.

De acuerdo con lo revelado con la revista, la fiesta se llevó a cabo en octubre del año pasado  que según una fuente, aseguró que  “el viaje a bordo del yate –un Azimut de 80 pies, avaluado en 4 millones y medio de dólares— fue pagado por lobistas interesados en hacer negocios con el gobierno colombiano”.

El periodista Daniel Coronell reveló en W Radio que entre los empresarios que estaban en la lujosa fiesta habían ejecutivos de la multinacional farmacéutica Pfizer, productora de una de las vacunas contra el Covid-19.

Según la fuente también citada por Cambio, estos lobistas cubrieron los costos de la fiesta a Rodolfo Hernández (de la cual solo la renta del yate fue de 20 millones de pesos) sus dos hijos Luis Carlos y Rodolfo José y sus amigos.

Una de las cosas que más llamó la atención a los usuarios en redes sociales y que están compartiendo el video es que en la fiesta había una gran cantidad de jóvenes mujeres en pequeños bikinis bailando con los empresarios.

El candidato Rodolfo Hernández no parecía ser el alma de la fiesta, porque hasta en ocasiones se le ve sentado tomando trago; aunque en un fragmento sí se ve que el político santandereano sí estuvo muy cercano a una joven mujer, para algunos usuarios, hasta más de lo que debía.

La revista Cambio aseguró en el video que en tres ocasiones le pidieron a Rodolfo Hernández que se pronunciara de manera oficial sobre esa fiesta, pero que no recibieron ninguna respuesta, por lo menos no antes de la publicación del video.