En redes sociales, un restaurante está recibiendo un masivo apoyo, luego de que se conociera que un ‘influencer’ los amenazó por cobrarle la comida, ya que quería que la cuenta le saliera gratis.

El youtuber asistió al establecimiento de comidas, lugar en donde hizo una transmisión en vivo y en la cual mencionó el nombre del lugar en el que estaba, lo que para él ya contaba como publicidad, algo que nadie en el local le había pedido.

El hecho ocurrió en España y el generador de contenido es Borja Escalona, quien recorría las calles del municipio de Vigo, en la provincia de Pontevedra, en Galicia, cuando decidió comer algo en el famoso restaurante A tapa do barril.

El youtuber pidió una empanada y en medio de la transmisión en vivo una de las empleadas del restaurante le dijo al hombre que la cuenta era de 2,3 euros (aproximadamente 10.000 pesos colombianos)

Cuando le dijeron que tenía que pagar por la empanada, el creador de contenido para redes se enfureció y sin cortar la transmisión en vivo discutió con la empleada

Espera porque estamos en un problema; porque entonces tengo que cobrarte yo esta promoción que acabamos de hacer”, dijo Borja haciendo referencia a la transmisión.

En la discusión, el ‘influencer’ le aseguró que si tenía que pagar por la empanada, amenazó con que ellos ahora le debían pagar una cuenta de 2500 euros (más de 10.500.000 pesos colombianos) que era lo que valía lo que hizo en sus redes.

Les va a llegar una factura de la promoción que acabo de hacer, que son 2.500 euros”, aseveró y luego de pagar, irónicamente les dijo a sus seguidores que no hicieran reseñas malas del lugar en Google.

El restaurante se pronuncio tras el reclamo del influenciador

El restaurante publicó un comunicado oficial en el que aseguraron que su empleada trató al influencer con respeto y profesionalidad, pero que luego de su ‘live’, las reseñas negativas han aumentado por personas que ni siquiera han ido al lugar.

Cobrar por nuestro trabajo ha supuesto decenas de puntuaciones negativas en nuestro perfil de Google (personas que nunca han comido ni una de nuestras empanadillas) y llamadas a nuestro negocio insultando a nuestro equipo“, dice una parte del comunicado.

No obstante, y tras hacerse viral esta historia, muchas personas se han solidarizado con el lugar y se han ido en contra del ‘ifnluencer’.