El concierto del pasado sábado del joven paisa Maluma sigue dando de que hablar y es que ahora fue por un comentario que le hizo el cantante vallenato Rafael Santos a Madonna.

Medellín está en el mapa global, gracias a grandes representantes de la música como Karol G y Maluma, quien en su reciente concierto trajo como invitada especial a la reina del pop, Madonna.

El evento que se realizó frente a más de 50 mil personas en el estadio Atanasio Girardot de Medellín fue un rotundo éxito para el paisa Juan Luis Londoño, más conocido como Maluma.

El intérprete de ‘Sobrio’ logró, no solo que medios nacionales hablaran de él, sino también la prensa global y no solo por temas personales como que confirmó que es novio de Susana Gómez desde hace tres años, sino por su cercanía con Madonna.

La reina del pop se mostró complacida por la invitación de Maluma para ese histórico concierto en el que el paisa celebraba 10 años de carrera.

En sus redes sociales, Madonna mostró desde su llegada a la capital antioqueña a parte de lo que fue un detrás de cámaras del ensayo de su presentación, en la que cantó “Medellín” con Maluma y “Music”, uno de sus más grandes éxitos.

En una de sus más recientes publicaciones en Instagram, la artista estadounidense de 63 años compartió un carrusel de fotos de su show junto a Maluma en la que le agradecía a todos y a Colombia por una gran noche.

La publicación de Madonna en unas horas logró más de 300 mil ‘likes‘ y cientos de comentarios de sus fans halagando su talento, pero hubo un comentario que se robó toda la atención y fue hecho por Rafael Santos, hijo del fallecido Diomedes Díaz.

El cantante vallenato también le quiso expresar su gratitud y admiración, luego del exitoso concierto con su compatriota Maluma.

“Welcome to Colombia in name of the Diaz dynasty”, escribió Rafael Santos que en español se traduciría como “bienvenida a Colombia en nombre de la dinastía Díaz”.
En rede sociales, el comentario del artista vallenato se hizo viral y también despertó varios comentarios, para algunos fue amabilidad, pero para otros fue “corronchería”.