La actriz y ex reina de belleza Carolina Gómez les confesó a sus seguidores que no tuvo días fáciles y que no lo había querido hacer público, pero lo que sí mostró fue cómo quedó su cuerpo, tras enfrentar temas de salud.

Carolina Gómez es una de las actrices más talentosas y hermosas de Colombia, muchos la recuerdan más por sus papeles que por ser una reina de belleza.

A través de los años Carolina Gómez no solo se ha mantenido vigente como protagonista de grandes producciones colombianas y en el extranjero, sino que también se ha mantenido regia.

Como presentadora y hasta como participante de un reality, Carolina también ha enamorado con su carisma a millones de colombianos, muchos de ellos que andan pendiente de sus redes sociales.

Carolina Gómez se sinceró sobre sus problemas

Recientemente, la actriz se sinceró con sus seguidores en Instagram y con una publicación en la que aparece en ropa interior negra reveló que en este 2022 enfrentó problemas de salud.

Aunque en sus declaraciones, la actriz aseguró que, por fortuna los problemas no fueron graves, si reconoció que estos le generaron “drásticos cambios físicos”.

“Este año tuve varios temas de salud (nada grave y todo bajo control, afortunadamente) que hicieron que mi cuerpo cambiara drásticamente en pocos días. Volver a mi normalidad física ha sido un trabajo más que nada mental y de aceptación al cambio. Hoy considero que ya estoy de vuelta a lo que estaba acostumbrada a ver”, expresó inicialmente Carolina.

La talentosa actriz no reveló con detalles cuáles fueron sus quebrantos de salud, pero dejó claro que por estos no podía hacer el ejercicio al que estaba acostumbrado y que esta experiencia también le trajo varias enseñanzas.

“(Mi cuerpo) no es perfecto, ni mucho menos, pero es mío ¡Lo acepto y lo quiero como es! No he podido hacer ejercicio de la manera en que lo hago habitualmente, tengo algo de inflamación que también me afectó y lo que decidí hacer fue amar al ser que veía en el espejo. Me hablé bonito, con compasión, me reí en los días difíciles, lloré cuando lo necesité y después de años de percibir al espejo como un reto en mi vida, logré verlo con unos ojos compasivos que solo me llevaron a concluir que el espejo no es mi enemigo; mi enemiga es mi cabeza cuando la dejo deambular por rumbos tóxicos.”, concluyo la actriz.