En un contexto en el que las empresas de Colombia y Latinoamérica se muestran dispuestos a experimentar y a innovar, la infraestructura digital de la región se vuelve más robusta, crece la adopción de tecnologías emergentes: el 90% de los encuestados asegura que incrementará su inversión en este segmento en los próximos doce meses.

El dato se desprende del estudio Impulsar la adopción de tecnologías emergentes en América Latina, realizado por Harvard Business Review Analytic Services en asociación con NTT DATA, la compañía global de servicios de TI enfocada en la innovación digital.

La investigación se realizó entre 316 ejecutivos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y México, se centra en la realidad de la región y aborda diferentes ejes, entre ellos, impacto en los negocios de las tecnologías emergentes, cuáles son las más adoptadas, con qué objetivos se implementan, cuáles son los obstáculos para su incorporación y quiénes son responsables estratégicos que toman la decisión de adoptarlas.

Una de las conclusiones destacadas es que tanto los resultados alcanzados hasta el momento como la perspectiva de cara al futuro con la adopción de estas tecnologías resultan positivos.

En efecto, el 90% considera que las tecnologías emergentes aportan al éxito de sus organizaciones en el futuro, un 87% afirma haberles sacado provecho en los últimos dos años y 88% considera que los beneficios obtenidos justifican el monto de la inversión, con mejoras en la reputación de marca, el incremento de ingresos y de rentabilidad o la retención de clientes como algunos de los puntos más relevantes.

La computación de borde (edge computing) es la tecnología emergente más utilizada por organizaciones de la región, con una adopción del 65%. Le siguen la biometría (63%), la robótica avanzada 60%), la realidad virtual y aumentada (56%), 5G (55%) ey lainteligencia artificial (54%). Unos escalones más abajo aparecen blockchain y las monedas digitales (49%) y el metaverso y la computación cuántica, ambas con 45%.

Respecto de qué motiva a las organizaciones a implementar estas tecnologías, predomina uno de los desafíos clásicos del tejido empresarial latinoamericano: la necesidad de incrementar la productividad, presente de manera directa en la mitad de las respuestas.

Desde el punto de vista de los obstáculos, los más relevantes son la escasez de talento y la falta de experiencia y el déficit de competencias (73%). Otras barreras son la dificultad para integrar las soluciones en la infraestructura de IT existente (34%) y la falta de recursos financieros para invertir en formación o en las propias tecnologías (31%).

¿Es posible esquivar estas complicaciones? Para el 88%, buena parte de la solución consiste en elegir el socio tecnológico adecuado. Para otro 86%, es fundamental además desarrollar una cultura corporativa apoyada en la innovación.

“Se destaca que los principales beneficios de negocio que se obtienen con estas soluciones tecnológicas es el incremento de la productividad por empleado o  en la reducción de los costos laborales con  un 50%  de los casos, obtienen mayor eficiencia en la fabricación o producción en un 46% de los casos, mejoras en los procesos comerciales o incrementa la rapidez en la toma de decisiones en un 40%  y  mejora la reputación de la marca en un 40% de los casos”, señaló Juan Sebastián Escobar, Socio y Director de la Unidad Digital Technlogy de NTT Data Colombia.

En términos de liderazgo, las áreas de IT continúan siendo clave en la identificación de las soluciones que mejor se ajusten a los objetivos estratégicos de la organización: en el 65% de las empresas la decisión de los proyectos pasa por las manos de los ejecutivos de c-level de esa área.