Juan Daniel Oviedo, el director del Dane y que dejará su puesto el próximo 7 de agosto concedió una extensa entrevista en el que reveló varios detalles de su vida íntima como el conflicto que tuvo su mamá al enterarse que es gay y el accidente que sufrió en su niñez.

El saliente director del  Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) fue en muchas ocasiones tendencia en redes sociales, en algunas ocasiones por su trabajo, pero casi siempre por otras cosas más banales.

En redes sociales muchas veces le destacaron su trabajo, algo que lo llevó a que el presidente electo Gustavo Petro le pidiera que continuara en su cargo, algo que él rechazo porque tenía otros proyectos personales y profesionales.

Además de sacar adelante un censo en Colombia, el trabajo de Juan Daniel Oviedo también fue destacado, no solo por la calidad de la información, sino porque él mismo explicaba de manera sencilla lo que había descubierto el Dane.

No obstante, lo que lo hizo más famoso en redes y en los mismos medios de comunicación fue su forma de hablar, la cual le dio el titulo del “gomelo del Dane”. 

En una extensa entrevista para la revista Bocas, del diario El Tiempo, Juan Daniel Oviedo confesó que el bullying ha sido parte de su vida desde hace mucho tiempo, ya sea por su orientación sexual o por su forma de hablar.

Juan Daniel Oviedo habló sobre su orientación sexual

En la entrevista, el economista aseguró que al principio tuvo novias, pero que siempre dudó de su orientación sexual y que fue en Francia, mientras estudiaba un postgrado, que se dio cuenta que era gay porque tuvo un relación muy linda.

Se lo contó a su mamá en un viaje que hizo ella para visitarlo en una navidad, pero la reacción de la señora no fue la mejor.

Creo que mi mamá no me perdona eso. Que yo sea gay. Es una de sus frustraciones. Porque ningún novio le ha parecido bueno. Tal vez ella siempre ha soñado con tener un nieto o una nieta mía”, aseguró Juan Daniel Oviedo.

Luego de su regreso a Colombia y sintiéndose más liberado por habérselo contado a su mamá y a su mejor amigo se embarcó en una relación tormentosa con otro hombre, de la cual dice que sufrió mucho.

“Ella quiere que yo sea novio o esposo de un ministro. Ese día de pronto no le encontrará el feo. En esa relación me enamoré muchísimo. Y sufrí. Esa tusa me llevó a terapia, en el 2009“, afirmó Oviedo a Bocas.

El accidente que le cambió su forma de hablar

Otro de los hechos que marcó la vida del saliente director del Dane fue un accidente que sufrió cuando era niño por el que también le hicieron bullying en el colegio.

Según relató Juan Daniel Oviedo, cuando era niño tuvo un accidente con una lata, tras tropezar y caer sobre ella, con tan mala suerte que con un filo se cortó la boca y parte de la cara.

Se me abrió completamente la cara con la lata. Fueron 72 puntos internos y externos” afirmó Oviedo. “Fue muy duro, porque además tuve que pasar una temporada con los brazos separados, de frente, para que no pudiera tocarme y dañar la cicatriz. Imaginarás ir al colegio con semejante chamba. Me ponían apodos espantosos. Monster. Rataniel. Esa cicatriz generó una montadera tenaz“, añadió.

Además de este accidente que le cambió su forma de gesticular, Oviedo también reveló que eso le complicó más su forma de hablar y confirmó que estuvo en terapias y todo por su voz aguda.

“Yo sufrí unas afecciones respiratorias, de adenoides, que me dificultaban la respiración por la nariz. Siempre respiré por la boca. Y como por la boca el aire entra frío (la nariz lo calienta), eso puso las cuerdas vocales más agudas. Por eso he tenido lo que la gente llama “voz de niña”.