La presentadora fue sincera con sus miles de seguidores y reveló que aún le cuesta superar la muerte de su mamá.

Recientemente, la vida de Ana Karina Soto cambió para siempre debido al fallecimiento de su mamá en trágicas circunstancias.

La señora Juana de Dios Arévalo sufrió un fuerte golpe en la cabeza lo que le produjo un traumatismo que, a pesar de los esfuerzos de los médicos, le quitó la vida.

A partir de esto, Ana Karina tuvo que enfrentar uno de los dolores más fuertes en la vida de cualquier persona; perder una madre.

Con mucha fortaleza asistió al funeral de su mamá en Cúcuta y compartió las imágenes de la emotiva ceremonia.

La presentadora ya regresó a su trabajo en un programa matutino nacional y a pesar de verse con mejor ánimo en las últimas horas se sinceró con sus fans.

En sus historias de Instagram, Ana Karina Soto recalcó que a pesar que muchas veces vio a personas con pérdidas de familiares “que no los dejaban ir”, en verdad no es algo sencillo de hacer.

Además, agregó que su relación con la señora Juana era bastante unida y especial pues hablaban a diario manteniendo la complicidad entre mamá e hija.

“Yo escucho sus notas de voz, pero me hace mucha falta. Y aunque sé que ella está bien, en un lugar que no siente dolor, ni angustia, ni nada (…) me hace mucha falta” dijo Ana Karina Soto.

Igualmente resaltó la importancia del apoyo que le ha prestado su familia y el círculo de amigos más cercanos, pues ha habido días en el que el dolor se profundiza.