Esta semana las redes sociales reaccionaron fuertemente por una entrevista al candidato presidencial Rodolfo Hernández que se hizo viral, debido a una pregunta que le hizo la presentadora y que dejó en shock al político.

Los colombianos volverán a las urnas este 29 de mayo para la primera vuelta presidencial en la que podrán votar entre siete candidatos para que pueda ser el próximo presidente de Colombia.

Uno de esos candidatos es el político santandereano Rodolfo Hernández, quien como sus colegas ha hecho una ronda de medios, en donde ha expuesto sus propuestas.

La semana pasada Rodolfo Hernández estuvo en entrevista con un noticiero nacional y hubo una dinámica en la que en una pantalla de fondo comenzaron a mostrarle algunas imágenes importantes de su vida y la idea era que él hablara sobre el contexto y lo que significaban.

Pero una de las imágenes lo impactó tanto que estuvo a punto de llorar y fue cuando pusieron la imagen de su hija desaparecida desde el 2004 a manos del ELN.

Apenas vio la imagen su de hija, y luego de una larga pausa dijo, con voz entrecortada, que “la mataron… el Eln”. Ante ello, la periodista le preguntó qué sentía a día de hoy y cómo recordaba a su hija a lo que él solo respondió: “el impacto es mucho”.

No obstantes y a pesar de ver lo afectado que estaba el candidato, la periodista hizo una pregunta que le generó miles de críticas en redes sociales, Maritza Aristizábal le dijo: “todavía le duele mucho y aún así estaría dispuesto a negociar”, refiriéndose a conversaciones de paz con la guerrilla.

En Twitter  miles de usuarios reaccionaron y lanzaron duros señalamientos hacia el canal y hacia la presentadora Maritza Aristizabal, a quien muchos la tildaron de insensible por la manera en que manejó la entrevista y aprovecharse del dolor de un padre.

La presentadora fue blanco de insultos y ofensas, por lo que decidió romper su silencio y explicar su intención a través de un comunicado a la opinión pública.

“Soy tan sensible que me partí con el primer comentario. Hice la reflexión desde el principio y he recibido las miles de observaciones, críticas y hasta insultos, con humildad. Siempre estoy abierta a crecer y hacer mejor las cosas. Creo y trabajo por el periodismo honesto y riguroso, y aunque a muchos hoy esto les suene a paradoja, soy de las reporteras que siempre se ha puesto del lado de las víctimas”, escribió Maritza Aristizabal.