Nombres prohibidos para recién nacidos en Latinoamérica. Estos podrían llegar a afectar gravemente a futuro a estos seres humanos.

Hay padres que no miden su “creatividad” a la hora de ponerle nombre a sus hijos y esto podría afectar su autoestima a futuro.

Por esto, las registradoras nacionales de países latinoamericanos han tomado medidas para evitar hasta donde sea posible que los bebés sean llamados de manera extravagante o que en un futuro cercano se lo cambien por uno más admisible.

Nombres no permitidos en Latinoamérica

En Perú, en distintas ocasiones se ha revelado que sus hijos llegan a tener nombres bastante peculiares como: Darcyjimberly, Circunscision, Trigo, Aghuadelmar, Pringles, Porky, Yoggi, Cachorro, Oxy y Elgris.

En Argentina la cosa no cambia mucho y es que se ha escuchado en las guarderías o primarias a personajes como: Robocop, Nutella, Esteban Quito, Monumental, La Bombonera, Estadio Libertadores de América, Osama Bin Laden y Lucifer.

En el Registro Civil de México, se ha establecido una lista de nombres prohibidos con el fin de evitar que las personas lleguen a ser objeto de bullying.

Zoila Rosa, Telésforo, Terminator, Usnavy, Rambo, Delgadina, Circuncisión, Christmas Day, Calzón, Aguinaldo, All Power, Anivdelarev, Batman, Benefecia, entre muchos más.

Venezuela también tiene un listado de nombres raros, entre ellos, Batman, Superman, Milaidi y Jean Kenedy, Nonoska, Veruska. Estos suelen derivar de palabras en inglés o la mezcla de los nombres de los papás, abuelos y otros.

Pero si en estos países no deja de llover, en Colombia no escampa. La Registraduría Nacional ha habilitado que los funcionarios de esta entidad se nieguen a registrar ciertos nombres, claro está, no están prohibidos, pero sí se pueden negar y sugerir buscar otro para evitar que los pequeños sean objeto de burlas.

Miperro, Híbrido, Judas, Belcebú, Satanás, son algunos de los que están en la lista. Si por alguna razón los niños de todos modos son llamados así, tiene la posibilidad de a los 14 años cambiarlo apelando gracias al respaldo de la Constitución Política.