Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de colon y recto o colorrectal registra alrededor de 240.000 casos nuevos cada año. De estos, mueren 96.000 pacientes, lo que es preocupante si se tiene en cuenta que este tipo de cáncer es una enfermedad prevenible y curable si se diagnostica a tiempo y se trata adecuadamente

Según el Observatorio Mundial del Cáncer de la OMS (GLOBOCAN 2020), el cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer más común en América Latina en personas de ambos sexos. En Colombia la relación se mantiene y además corresponde al tercer tipo de cáncer más frecuente y el tercero con mayor mortalidad, siendo la causa de 5.417 muertes en 2020.

Considerando el bajo reconocimiento de esta enfermedad con estadísticas alarmantes, Johnson & Johnson MedTech y la Asociación Colombiana de Coloproctología se han unido para generar conciencia y hacer un llamado a la detección temprana, conocimiento y comprensión de los síntomas de esta peligrosa enfermedad que muchas veces es silenciosa, a través de la Iniciativa #QueNoSeTeHagaTarde

¿Cómo es la enfermedad?

El cáncer colorrectal se origina cuando las células del cuerpo comienzan a crecer sin control y con características diferentes a las células de los tejidos normales. Estos crecimientos se llaman pólipos.

Algunos tipos de pólipos pueden convertirse en cáncer con el tiempo, pero no todos lo hacen. Cuando las células cancerosas están en la pared del colon, pueden convertirse en vasos sanguíneos o vasos linfáticos y, desde allí, pueden viajar a los ganglios linfáticos cercanos o a partes distantes del cuerpo, un proceso conocido como metástasis.


“Es una situación alarmante, cada vez nos encontramos con pacientes más jóvenes que padecen esta enfermedad y con diagnósticos muy avanzados. Esta iniciativa es un llamado a realizar exámenes de control, informarse y no ignorar señales que, aunque individualmente inofensivas, pueden ser un mecanismo del organismo advirtiéndonos que algo no anda bien”. Dice el Dr. Juan Carlos Reyes, presidente de la Asociación Colombiana de Coloproctología.


La gravedad y el pronóstico dependen de la profundidad de las células cancerosas y de si han migrado o no a los ganglios linfáticos u otros órganos, de ahí la importancia del diagnóstico y tratamiento tempranos.

 “Las señales de alerta que queremos reforzar son dolor abdominal persistente sin motivo, pérdida de peso inexplicable, cambios en la rutina de ir al baño y/o sangrado inexplicable en las heces”, enfatizó el Dr. Reyes.

¿Cómo sé si estoy en riesgo?

“El mejor consejo que le podemos dar a un paciente es que su salud no puede esperar. La importancia de los controles médicos y no ignorar los síntomas silenciosos es fundamental para el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de estas patologías” dice Julieta Castañeda, vicepresidenta de Johnson & Johnson MedTech para la Región Norte

En algunos casos de la enfermedad en etapas tempranas, se presentan signos y síntomas que se pueden notar como dolor abdominal, rectorragia, pérdida de peso, anemia, entre otros, pero no siempre es así.

Un pólipo puede tardar entre 7 y 10 años en convertirse en cáncer colorrectal, algunos reportes hablan hasta 15 años. Con las pruebas de detección, los médicos pueden encontrar y extirpar pólipos antes de que tengan la posibilidad de convertirse en cáncer.