Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en el mundo, cobrando alrededor de 17,9 millones de vidas cada año según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las afecciones más frecuentes se clasifican en trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos, que incluyen cardiopatías coronarias, enfermedades cerebrovasculares y trombosis venosas, resultado de una combinación de factores de riesgo como:

  • El tabaquismo,
  • La alimentación poco saludable.
  • Obesidad
  • Sedentarismo.
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Alto índice de grasas en la sangre.

En Colombia, durante 2021, se registraron un total de 51.988 muertes a causa de condiciones relacionadas con ECV, un 12% más que en el 2020, con un aumento significativo en la incidencia de casos en mujeres, de acuerdo con cifras del Departamento Nacional de Estadísticas (DANE)

A pesar de que el país ha avanzado en los esfuerzos para reducir la carga de estas condiciones, aún se presentan acciones muy fragmentadas dentro del sistema de salud y los esfuerzos individuales de cada actor no son suficientes.

Un camino retador para los pacientes

Si bien los diagnósticos de las ECV pueden variar, la hipertensión es una de las condiciones más frecuentes en los colombianos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 46% de los adultos hipertensos desconocen de su condición y apenas uno de cada cinco la tiene controlada.

 Este “asesino silencioso”, como comúnmente es conocido, no presenta síntomas inicialmente por lo que el diagnóstico se da en etapas tardías, incluso puede llegar a identificarse la enfermedad cuando se presentan complicaciones como infartos de miocardio, trombosis cerebral, daño renal, entre otras.

La mitad de quienes padecen estas enfermedades no lo saben pues son condiciones silenciosas que solo se manifiestan cuando hay una complicación o daños graves. Se requieren esfuerzos articulados entre gobierno, prestadores de salud y sociedad civil, para educar y prevenir esta situación”. Érika Montañez, directora de la Fundación Voces Diabetes Colombia.

A través del trabajo conjunto entre actores del sistema de salud como la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, la Asociación Colombiana de Medicina Interna, la Fundación Voces Diabetes, la Universidad El Bosque y Novartis Colombia nace ATHERO, una alianza público – privada que buscar reducir el riesgo de las ECV.

Por medio de esta alianza se han consolidado diferentes esfuerzos, con el fin de identificar las barreras y necesidades más comunes de los pacientes, como el primer estudio cualitativo desarrollado por la Universidad El Bosque “La ruta del paciente cardiovascular en Colombia”, que visibiliza las brechas que existen en el sistema de salud, al momento de llegar a un diagnóstico correcto, iniciar un tratamiento y afrontar el diario vivir con la enfermedad.