La actriz colombiana Danna García hace poco vivió una dura batalla contra el Covid-19 y su nombre estuvo en todos los medios. Ahora lo vuelve a hacer, luego de contar por primera vez el drama que vivía en las grabaciones de ‘Pasión de Gavilanes’.

Danna García interpretó el papel de Norma Elizondo en la famosa novela ‘Pasión de Gavilanes’, la cual fue un éxito en el 2003 y 2004. Su historia lo tenía, todo: drama, amor, música, humor y un casting de actores guapísimos y hermosas mujeres.

Pero lo que muchos no sabían es que detrás de las grabaciones no todo era como se veía en pantalla y así lo dejó claro Danna García en un Instagram live que hizo con Lorena Meritano, la actriz argentina que también fue su compañera de elenco.

Danna relató que cuando estaba grabando la novela su vida personal estaba pasando por los peores momentos porque, además de que ella se estaba separando, sus papás se estaban divorciando a lo que se sumaba que cuando regresó a Colombia no conocía a nadie, ni tenía donde vivir.

Los choques con las otras actrices empezaron cuando “los personajes de Mario y mío a ser como que en la historia un poquito más protagonistas, pues eso no cayó muy bien. No era culpa mía, pero terminas cargando el marrón, como dicen en España. Pero eso no fue una decisión mía, no tenía nada que ver. Yo llegué de última”, dijo Danna.

García narró que no tenía interés en volverse famosa y que lo que más le preocupaba en ese momento era arreglar todos los problemas que tenía en su vida personal y que la envolvían en una gran tristeza.

“Yo estaba muy sola. No encontré una familia en ‘Gavilanes’. Encontré un freno de mano […] Y no me daba mucha cuenta de este distanciamiento que estaba generando […] Yo era introvertida, yo no soy la más fiestera… Cuando eres diferente y además hay alguien que se encarga de poner a los demás en contra tuya… Y yo me doy cuenta tarde”, recordó Danna.

“La estaba pasando muy mal. Tal vez, todo éramos… era otro momento, era otra etapa. Yo no quiero juzgar a nadie. Pero había una persona que ya era grandecita como para entender lo que estaba haciendo, de más de 40 años”, detalló la actriz, pero sin dar un nombre preciso de quién le hizo la vida imposible en la producción.