Vergüenza ajena, eso será lo que sientas cuando veas los siguientes letreros, pero sobre todo te abordará la pregunta: ¿qué fue lo que pasó para que crearan ese aviso de advertencia?