En las redes sociales chinas circulan videos de supuestas personas que se hicieron la prueba del COVID-19 anal y que salieron, supuestamente, caminando como pingüinos.

Aunque se desconoce si los clips son reales o no, lo cierto es que fueron eliminados de Internet por el temor de crear “falsos rumores”.

Las imágenes muestran a varios chinos saliendo de la prueba del COVID-19 anal caminando con cierta dificultad.

Algunos usuarios en las redes se atrevieron a comparar la forma de caminar de los ciudadanos chinos con pingüinos.

Los videos, que se volvieron virales, se robaron más de una carcajada, pero, además, crearon preocupación por las nuevas pruebas de COVID-19 anales que implementó China.

 

 

Dichos test se están realizando con un hisopo que se inserta en el ano a unos 3 o 5 centímetros y se gira varias veces.

Ese país argumentó que es más efectivo hacer este tipo de test, pues según los expertos, porque el coronavirus sobrevive más en el ano que en los pulmones.

Publicidad

Los nuevos test se implementaron para los ciudadanos que tienen diarrea, como uno de los síntomas de la enfermedad.

Para fortuna de muchos chinos, las pruebas anales no reemplazarán a las de la nariz por practicidad.