China anunció que ya están haciendo las pruebas anales para detectar el COVID-19.

De acuerdo con los médicos en ese país, este método es más factible a la hora de detectar el virus que la prueba por la nariz.

“El test rectal aumenta la tasa de detección de personas infectadas» porque el coronavirus permanece más tiempo en el ano que en las vías respiratorias” declaró a la CCTV el doctor Li Tongzeng, del hospital You’an de Pekín.

Las pruebas anales en China están siendo aplicadas en pacientes que son de riesgo y a los viajeros que llegan del extranjero.

La televisión publica de ese país informó que, a los residentes de varios barrios de Pekín, donde se descubrieron contagios recientemente, fueron sometidos al test rectal.

Igualmente, la medida está siendo aplicada a las personas en cuarentena obligatoria en los hoteles.

Los usuarios en las redes sociales reaccionaron a las pruebas anales que está haciendo China para detectar el COVID-19.

«No es demasiado doloroso, pero sí superhumillante», dice un usuario de la red social Weibo.

«Me han hecho dos exploraciones anales. En el proceso, también me tomaron una muestra de la garganta. Cada vez, temía que la enfermera se olvidara de cambiar el bastoncillo entre las dos», bromeó otro usuario de Weibo.

Publicidad

Para fortuna de muchos chinos, las pruebas anales no reemplazarán a las de la nariz por practicidad.

China, que ya restringió severamente las llegadas internacionales desde marzo de 2020, reforzó las restricciones en los últimos meses.

Todas las personas que quieran viajar al país deben presentar dos test negativos (PCR y serológico) antes de embarcar y, a su llegada y por cuenta propia, realizar una cuarentena de al menos 14 días en un hotel.

 

Te puede interesar: