Acorde con información de la CDC, agencia nacional de salud pública de Estados Unidos, las personas con diabetes que se contagian de COVID-19 tienen un riesgo del 7,3% de morir por complicaciones relacionadas con el virus, mientras que, los pacientes con cáncer, tienen un riesgo equivalente al 5.6% .

Por eso, en el mes de la conmemoración del Día Internacional de la Diabetes el llamado desde la comunidad científica apunta a incentivar a las personas con esta enfermedad a completar su esquema de vacunación para protegerse de complicaciones severas.

De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes, no hay evidencia suficiente que demuestre si las personas con diabetes son más propensas a contagiarse de COVID-19. Sin embargo, los estudios sí han demostrado que la diabetes produce alteraciones en el sistema inmunológico, que hacen que enfermedades infecciosas como el coronavirus sean más graves.

Según el doctor Diego Rodríguez, gerente médico de la Unidad de Vacunas de Tecnofarma Colombia, es común que las infecciones incrementen los niveles de azúcar en la sangre y causen inflamación o hinchazón interna en la población que vive con diabetes.

Ambos factores hacen que el tiempo de respuesta para sanar y combatir cualquier infección sea más lento,  además, pueden derivar en un sinnúmero de complicaciones médicas serias, de ahí que la recuperación de pacientes con diabetes de enfermedades como el COVID-19 sea más compleja”, aseguró el experto.

Precisamente, un análisis dirigido por investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido) encontró que, aun cuando se tiene un control razonable de los niveles de azúcar en la sangre, las personas que viven con diabetes y COVID-19 tienen mayores probabilidades de permanecer en el hospital tras desarrollar el virus sin importar la edad.

¿Cómo reducir el riesgo de enfermedad grave por coronavirus en personas con diabetes?

Según el doctor Diego Rodríguez, la vacunación ha demostrado que cambia completamente el curso de la enfermedad y reduce significativamente las complicaciones.“La diabetes está asociada con una mayor gravedad en los síntomas que causa el COVID-19, lo que indica una necesidad urgente y continua de mitigar el riesgo en esta comunidad mediante la vacunación oportuna”.

Sin duda alguna, la mejor manera en la que las personas con diabetes pueden disminuir el riesgo es evitar adquirir el virus en primer lugar. Sin embargo, las vacunas proporcionan la mejor protección contra el COVID-19 y son la forma más efectiva de prevenir la infección en población con una respuesta inmune debilitada.

Las vacunas avaladas hasta la fecha han pasado por rigurosos estudios para garantizar que sean lo más seguras y efectivas posible. De hecho, en el ensayo clínico realizado con la vacuna de ARNm de Moderna, el 9.4% de los participantes correspondió a 2.858 adultos con diabetes tipo 1, tipo 2 y gestacional, que no reportaron efectos secundarios considerables , lo que contribuye al parte de tranquilidad sobre la seguridad de la vacunación contra el COVID-19 en personas con diabetes.