Actualmente, los casos de moquillo en perros están aumentando considerablemente en gran parte de Bogotá. Aprende a identificar sus síntomas para actuar a tiempo.

Una de las preocupaciones más grandes de los tenedores de perros es que se contagien de alguna enfermedad que deteriore su salud y tenga consecuencias incluso fatales.

Precisamente, el moquillo en perros o distemper es una de esas patologías que pone en riesgo la vida de nuestros amigos de cuatro patas.

¿Qué es el moquillo en perros?

Según el Hospital Veterinario Menes, esta es una enfermedad vírica grave parecida al sarampión en los humanos.

Principalmente, ataca el sistema digestivo, respiratorio y hasta nervioso de los perros pudiéndolos llevar a la muerte en la mayoría de casos.

Su transmisión se produce generalmente por las partículas del virus en el aire aunque también por contacto con la comida o agua de otros perros infectados.

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en perros?

Para detectar esta enfermedad es importante estar atento a los siguientes signos de alerta y acudir de inmediato al veterinario:

1. Fiebre

Si notas que tu amigo peludo tiene la nariz muy seca y caliente al tacto además de sus ojos aguados, es probable que tenga fiebre.

2. Vómito y diarrea

Son de los síntomas más notorios y a la vez peligrosos pues pueden causar una rápida deshidratación de los perros.

3. Secreción nasal

Es de las señales más distintivas del moquillo en perros. Consiste en la presencia de secreciones o pus en la nariz del animal.

4. Dermatitis

Es otra de las formas en las que se puede presentar esta enfermedad. Se puede detectar si hay endurecimiento en las almohadillas de las patas y alrededor de la nariz del perro.

5. Espasmos musculares, signo de moquillo en perros

Si el can presenta movimientos involuntarios en sus extremidades, es una señal de alarma que debe generar una consulta inmediata al médico.

¿Cómo prevenir el moquillo en perros?

Sin duda, la mejor forma de prevención es la vacunación oportuna de los perros cuando son cachorros y evitar sacarlos de casa si no tiene el esquema completo.

Además, es importante evitar que compartan platos o recipientes de comida y agua con otros perros. Si el tuyo presenta estos síntomas, evita el contacto con otros animales y acude de inmediato con un profesional.