¿Cómo saber si lo que siento por mi pareja es amor o dependencia?, si cumples con estos puntos es mejor terminar la relación por más duro y triste que creas que sea.

Las relaciones de pareja son uno de los aspectos de vida que más se disfrutan y anhelan, sin embargo, estas también pueden ser de lo más traumático.

En ocasiones, se llega a confundir el amor con la dependencia emocional y esto trae consigo problemas tanto psicológicos como físicos.

¿Qué es la dependencia emocional?

Foto: istock

De acuerdo con el portal web Psicólogo en casa, la dependencia emocional es un estado psicológico en el que una persona tiene una “adicción” por otra persona, ya sea familiar, amigo o lo más común una pareja. En la mayoría del tiempo, el paciente no es consciente de su problema.

Por otro lado, el amor es un sentimiento afectivo que nace de la valoración e inspiración del deseo de su bien, que a su vez espera ser reciproco con el anhelo de unión, alegría y energía para convivir, comunicarse o crear.

¿Cómo saber si tengo dependencia emocional?

Foto: istock

En algunas ocasiones, puedes permanecer en una relación por costumbre o miedo a quedarte solo por lo que prefieres estar con una persona así no la quieras.

Puede ser difícil identificar o aceptar que en una relación se acabo o nunca hubo amor, pero debes entender bien qué está sucediendo para así tomar la mejor decisión tanto para tu compañero como para ti.

Baja autoestima

El primer punto para aceptar que tienes dependencia emocional es darte cuenta que tienes baja autoestima. Si constantemente ves solo lo malo en ti, no crees en nada de lo que haces y mucho menos que saldrás adelante por sí mismo, a pesar de que quienes están a tu alrededor resalten tus cualidades, es una señal de alerta, sobre todo si sientes que estas muy ligado a alguien y sin ese ser no puedes vivir.

Necesitas saber o estar todo el tiempo con esa persona

En las relaciones es bueno pasar y disfrutar tiempo juntos, pero también es sano compartir por separado. Si constantemente sientes que debes saber de esa persona y te desesperas porque no te contesta rápido los mensajes o que debe estar todo el día, todos los días con él o ella, es importante que te plantees que algo bueno no está sucediendo contigo.

Le tienes miedo a la soledad

Si eres de quienes prefiere estar con una persona a estar solo a pesar de que no te sientas del todo feliz, pleno o tranquilo, eso es dependencia emocional.

Le complaces en todo

Con tal de no estar sin esa persona haces todo lo que te dice, cumples cada uno de sus caprichos, solo comen o hacen lo que él o ella quiera y no piensas en lo que a ti te gustaría. Y si llegas a notar que algo te incomoda no lo dices por miedo a que se enoje y se aleje de ti.

Te sientes inferior

Contantemente sientes que si no estas con esa persona, tu vida no vale o no podrás vivir. Además, te comparas con otros seres humanos y buscas todos los defectos que tienes para dejarte por el piso.

Tu estado de ánimo varía

Seguramente en diferentes momentos del día llegas a pensar qué pasaría contigo si tu compañero se enoja o se va y te deja “solo”. Esto te llena de tristeza, miedo, ansiedad, conmoción y quien esté a tu alrededor notará todo lo que está pasando contigo y seguramente todas estas emociones no las podrás controlar.

¿Cómo enfrentar la dependencia emocional?

Foto: istock

  • El primer paso es reconocer que estas pasando por este problema y querer salir de él.
  • Sí o sí debes acabar con esa relación.
  • Es muy recomendable asistir a terapia psicológica pues allí un profesional te ayudará a enfrentar este dilema.
  • Trabaja en tu amor propio y autoestima.
  • Haz un curso, lee, realiza ejercicio, aprende a tocar un instrumento, realiza alguna actividad que te mantenga ocupado y concentrado en todo menos en esa persona.
  • También sal con amigos o comparte con tus familiares. Hay personas que en esta vida te aman de verdad y quieren lo mejor para ti.
  • Antes de volver a una relación amorosa, tienes que estar seguro de que te amas primero a ti y no dejarás que nadie te haga daño ni físico ni emocional. Si todavía no estas preparado, es mejor esperar, el amor de verdad sabrá esperar.