Probablemente todos hemos pasado por una situación de estrés tras postergar algún deber o pendiente que requería mayor tiempo, a esto se le conoce como procrastinación.

Al final, no contar con suficiente tiempo para desarrollar tal actividad termina siendo un dolor de cabeza y más allá del mal rato que se pasa, afecta seriamente el rendimiento personal del procrastinador.

Inicialmente, hay que entender el porqué de la situación, una de las principales razones para ser víctima de la procrastinación es porque estás trabajando en contra del ritmo natural de tu cuerpo

Es muy fácil caer en estas conductas sin ser conscientes del problema hasta que es muy tarde, por eso aquí te compartimos algunos tips para mejorar tu desempeño en cualquier área que consideres que se está viendo afectada por la procrastinación.

  • La idea de esforzarse más de la cuenta está naturalmente romantizada con buenas recompensas y el éxito en lo que se propone, sin embargo, exigir de más de la cuenta en cualquier actividad solo nos agota y agobia sino que provoca que te alejes más del objetivo.
  • Una forma de evitar caer en la procrastinación es que te relajes y hagas tu mejor esfuerzo sin necesidad de forzarte más de la cuenta.
  • Organizar el tiempo con cronogramas para llevar a cabo las actividades que necesitas realizar, esto te ayudará a tener mayor control del horario.
  • Aunque el objetivo es ser más productivo, la productividad tiene sus bases en un buen reposo y descanso. No rendirás de la misma manera si estás cansado.
  • Recompensa tu esfuerzo, en medio de tus labores también es bueno que te des espacios para tomar aire, relajarte, despejar tu mente y hacer eso que estás evitando hacer pero de una manera consciente y controlada.
  • Elimina las distracciones de tu zona de trabajo, identifica aquello que te está provocando perder el tiempo y alejalo de tu espacio laboral.