El nombre «Lorena» fue tendencia durante dos días en Twitter, luego de que se conociera la grabación de una clase virtual en la que esta mujer habría dejado el micrófono abierto mientras tenía relaciones sexuales.

Iliana (como se hace llamar la tuitera que publicó el video), decidió eliminar las imágenes de sus redes sociales porque, según ella, «algo que debió ser simplemente gracioso», resultó «peligroso para las dos».

A través de su cuenta de Twitter, la mujer emitió una reflexión sobre lo sucedido, expresando que después de leer tantos comentarios «machistas y controversiales», se dio cuenta que estaba reproduciendo prácticas «discriminatorias» y «sexistas».

«Es una situación que encontré graciosa, ignoré las consecuencias y olvidé que a las mujeres se nos juzga más o peor», escribió Iliana.

Finalmente, la tuitera le pidió a las personas que estuvieron al tanto de la noticia que «suelten el odio y la doble moral» sobre «algo tan normal como el sexo».