La modelo, Nanis Ochoa, reveló detalles de la delicada situación de salud que padeció tras dar a luz a su segunda hija.

A finales del año 2020, se conoció que la expareja de Pipe Calderón y quien se encontraba esperando un bebé del cantante, Juan Pablo Navarrete, se encontraba en una situación crítica.

La salud de Nanis Ochoa se complicó tras el nacimiento de Francesca, su segunda hija y quien nació tras una cesárea de emergencia.

Esto generó que la mujer fuera internada en una Unidad de Cuidados Intensivos de Medellín, así como lo confirmó en declaraciones dadas a la Revista Vea.

«Me diagnosticaron síndrome de Hellp. (…) Me prohíben estar comunicada, porque cualquier emoción fuerte podría causarme un derrame cerebral», afirmó la mujer.

Por este motivo, estuvo 13 días internada tiempo en el que permaneció sin su bebé, quien también estaba delicada.

El estado de salud de su hija también alteró la salud de Nanis Ochoa.

«Me enloquecí, empecé a llorar y se subió mucho mi tensión. Le decían a Juan Pablo que si yo quedaba con algún derrame cerebral, que no me fuera a dejar conectada, que no quería ser una carga para nadie», recordó la mujer.

La modelo afirmó  que también tuvo un catéter en el corazón, además de las ayudas que tuvo para poder respirar.

Finalmente, la mujer se recuperó al igual que su bebé quien estaba delicada, motivo por el que ahora está centrada en la salud de su hija para que crezca sin ninguna complicación.