Una madre, quien vende sus fotos y videos en internet, asegura que sus tres hijos fueron expulsados de una escuela católica en la ciudad de Sacramento, en Estados Unidos, por su trabajo.

Se trata de Crystal Jackson, conocida como Tiffany Poindexter o ‘Mrs. Poindexter’ en plataformas como OnlyFans o Instagram, quien afirma ganar alrededor de 150.000 dólares con los productos que hace junto a su esposo.

Resulta que la mujer fue descubierta por unas de las madres en la escuela de sus hijos, haciendo llegar el material de su actividad laboral a la directora del centro educativo «Sagrado Corazón».

Foto: Mrs. Poindexter – Instagram

La directora dijo que la familia ya no es bienvenida en la escuela primaria e incluso les prohibió recoger las pertenencias de los pequeños, según el medio local CBS13.

Publicidad

Al parecer, un grupo de personas envió sobres anónimos con el material explícito a la diócesis y la dirección de la escuela.

 

 

«Querían sacar a mis hijos que son inocentes de todo esto. Ahora es como si nos hubieran atrapado, aquí está nuestra vida secreta expuesta», dijo Jackson.

Foto: Mrs. Poindexter – Instagram

¿Qué dice el colegio?

Un correo electrónico enviado a los Jackson por parte de la institución revela el descontento que provocó entre sus directivas la denuncia de los padres.

«Su aparente búsqueda de una controversia de alto perfil en apoyo de su sitio web para adultos está en conflicto directo con lo que esperamos impartir a nuestros estudiantes«, aparece en el mensaje.

 

 

«Por lo tanto, requerimos que encuentre otra escuela para sus hijos y no tenga más asociación con la nuestra«, señala el escrito que al parecer fue firmado por la directora Theresa Sparks.

Foto: Mrs. Poindexter – Instagram

Su esposo, Chris Jackson, habló con Fox19 sobre la fuente de ingresos de su familia, señalando que lo considera algo «artístico, divertido y juguetón».

Para Crystal Jackson, la decisión del colegio lo único que logra es castigar «a estos niños inocentes por algo con lo que no están de acuerdo».

 

 

A pesar de la expulsión de sus hijos, Mrs. Poindexter indicó que continuará publicando material en su Only Fans, mientras la familia busca otra escuela católica para los infantes.

No obstante, confiesa que está preocupada de que la diócesis de Sacramento excluya a los pequeños de las instituciones educativas.