Algunos dicen que el servicio de esta chica no fue lo único que contribuyó para hacer un buen trabajo, pero el hecho fue que despidieron a la mesera por no compartir su propina con los demás empleados.

Este caso sucedió en Bentonville, Arkansas, Estados Unidos en el que un par de chicas, en sus 20 años, le sirvieron a un gran grupo de empresarios en un restaurante. Su amabilidad y eficiencia les fue recompensada con una gran propina.

El grupo de 44 personas decidió aportar cada uno $100 dólares ($400.000 pesos colombianos) para la propina de los chicos, por lo que al final terminaron recolectando $4.400 dólares ($17.600.000 de pesos colombianos).

Como Ryan Brandt atendió la mesa con su compañero, lo justo sería repartir la recompensa entre los dos, dejando un saldo de $2.200 dólares cada uno ($8.800.000 pesos colombianos).

“Definitivamente estaba como en estado de shock y abrumada por la alegría y la gratitud en ese momento en el que escuchaba lo que estaba diciendo”, dijo Brandt a KFSM, medio afiliado de CBS.

Justamente en el video se ve el momento en que Grant Wise, un empresario representante de este grupo, le da la noticia a la chica:

La sorpresa vino después, cuando los dueños del restaurante le dijeron que solamente podía quedarse con el 20% de ese monto ($1’760.000 pesos colombianos) y que el resto iba a ser repartido con los demás empleados.

“El restaurante comparte propinas, que es una práctica común de la industria”, señalaron en un comunicado los propietarios del lugar “Oven and Tap”, Mollie Mullis y Luke Wetzel

Quizá te interese leer “Es un lince, no un gato: Mujer subió a un avión amamantando a un animal”.

¿Justo o injusto?

Después del decepcionante momento, los ostentosos clientes se enteraron de que despidieron a la mesera por no compartir su propina, gracias a un mensaje que la chica les envió.

Así que ellos fueron a verificar la situación y a apoyarla.

Y aunque lograron que Brandt recuperara el dinero de su propina luego de ese arduo trabajo, tuvo una consecuencia: la despidieron del restaurante.

Cuando medios internacionales hablaron con los dueños del lugar, ellos respondieron que “no fue despedida por quedarse con todo el dinero de las propinas, pues la otra mesera que recibió la generosa propina de esa noche, sigue siendo miembro del equipo“.

“Me despidieron de Oven y Tap por teléfono y he estado allí durante 3 años y medio. Fue realmente desgarrador. Especialmente, porque no creo que haya hecho nada malo”, dijo la chica

El empresario del video, Grant Wise, hizo una publicación en sus redes sociales contando la historia y dijo que le entristecía la situación, por lo que le iba a ayudar de otra manera:

“Comencé una página de GoFundMe para ayudarla a recaudar algo de dinero para cubrir sus gastos durante los próximos meses y ayudarla a pasar estos días festivos con el menor estrés posible, para que pueda concentrarse en salir adelante”

El caso se convirtió en un video viral, pero muchos debaten sobre quién tuvo la razón en la situación: ¿fue egoísta o simplemente se trató de un trabajo al que todos ayudaron a que saliera bien?

No dejes de leer “Mujer es atacada en redes por decir “que ser mamá es h&%@#mente duro”