Al municipio llegaron acordeoneros de todo el país para hacer gozar al público con cajas, guacharacas, acordeones y cantos de este género musical.

Durante cuatro días, en la XXXIII edición del Festival Vallenato de Nobsa, jóvenes de todas partes del país llegaron a este municipio para mostrar su talento musical en el Festival que allí se celebra. 

Este es el segundo festival más importante luego de ‘La Leyenda Vallenata’ que desde hace 50 años se celebra en Valledupar. Acordeoneros de todo el país participaron en cuatro categorías: Profesional, Aficionado, Infantil y Provinciano.

Los ganadores del certamen fueron Jairo de la Ossa de Barrancabermeja en Profesional; Dalyemir Mieles de Cantagallo Bolívar en la categoría aficionado; Javier Pérez de Tunja en Infantil y Daniel Felipe Rocha de sangre boyacense y bogotana en categoría Provinciano. Los vallenatos clásicos se hicieron oír en los escenarios de Nobsa. Los músicos interpretaron los 4 aires: paseo, merengue, son y puya.

Clásicos como El Gallo Negro, Cármen, Marisela,  Fidelina, El contrabandista, entre otros dejaron claro que las raíces del folclor no se han perdido. Esto en gran parte gracias a la enseñanza de escuelas musicales como La Academia Folclórica Vallenata Francisco El Hombre pionera en la difusión y el rescate de las raíces de este género musical. Su fundador y director Jaime “El Pollo” López oriundo de Sahagún Córdoba creó este proyecto con el sueño de que en cada rincón del país sonara un acordeón. Hoy su siembra da grandes frutos.

Publicidad

El ganador de la categoría Provinciano, Daniel Felipe Rocha, quien este mismo año también fue Rey aficionado en el Festival Panche de Acordeones en Nocaima – Cundinamarca es egresado de la Academia de Jaime «Pollo» López, la más antigua del país. Se inició en el acordeón a sus 8 años y hoy a sus 16 ya cuentas con varias coronaciones obtenidas en diversos festivales.

Así queda demostrado que el vallenato, aunque tiene su hogar en Valledupar, se expandió por toda Colombia.

Noticias UNO