Victor Arufe es un reconocido profesor de español que dicta clases en la facultad de educación, en la Universidad La Coruña, en ciudad de Santiago de Compostela, y quien publicó en su página web un listado de siete frases con las que afirma que, si tus hijos las dice a menudo, es porque, como padre, estás haciendo un gran trabajo. 

Según Arufe, educar niños no es una tarea nada fácil, pues los padres se enfrentan a desafíos de tiempo, espacio, modas y cambios que hacen muy variable la educación familia, cada hijo es una experiencia nueva y bien dice el dicho “los hijos no viene con manual de instrucciones”. 

En su experiencia como docente, ha hecho una recopilación de siete frases que escucha a menudo de sus alumnos y que podrían demostrar que estos chicos son sometidos a un régimen de cuidado, autoridad y educación casera óptima.

  1. Todos mis amigos tienen más y mejores consolas que yo

De acuerdo con el profesor, escuchar esta frase denota que los chicos están acostumbrados a que no siempre se les puede dar todo lo que piden, aun si incluye pataletas, para este caso específico, los padres buscan que sus hijos vivan en un mundo real y no sumergidos en consolas y videojuegos.

2. Los padres de mis amigos les dejan ver realities y otros programas de TV de horario nocturno

Para este caso, Arufe indica que algunas de las contra preguntas para los niños debería ser “¿Qué te aportan esos programas?, ¿Por qué quieres verlos?”.

3. Quiero un perro como el del vecino y nunca me lo quieres comprar

Antes de responder a esta súplica, explica el profesor, es necesario que se le explique al niño que un perro es un ser vivo, que requiere de atención especial y dedicación,  si bien, puede ser una lección de responsabilidad, hay que ver más allá lo que conlleva llevar un nuevo integrante a  la casa.

4. Nunca me compras ropa de marca

“Lo importante es tener ropa, la marca es lo de menos” Esta es la lección que debes dejar clara a tu hijo, explícale que debe valorar el esfuerzo que se hace para adquirir prendas y productos y que debe ser un chico agradecido con lo que se le brinda.

5. Mis amigos van a un restaurante de comida rápida una o varias veces a la semana y nosotros casi nunca

¡Qué malos padres por querer brindarles una alimentación de calidad! No es un tema de ir durante toda la semana, sino de disfrutar el restaurante de manera casual. Ir con menos frecuencia hará que cuando vayan disfruten al máximo su visita y la experiencia.

6. Todos mis amigos tienen móvil y tienen Instagram, menos yo

¡Pilas! Tener un móvil implica responsabilidad, si decides darle uno a tu hijo debes enseñarle a usarlo de manera correcta, además de supervisar muy de cerca su uso. También es relevante tener una charla sobre la utilización de las redes sociales, sus funcionalidades y peligros, es importante no dar aparatos tecnológicos a niños en una edad muy temprana sin una constate supervisión.

7. Todos mis amigos se acuestan a la hora que quieren

Los chicos deben tener una rutina, un horario establecido para ir a la cama y descansar las horas suficientes recomendadas por los pediatras y expertos del sueño, para este caso, podrás manejar dos horarios, uno que sea el de la rutina, mientras va a la escuela y se dedica a sus estudios y otro, que puedes adoptar para los fines de semana.

Finalmente, este profesor de español alienta a los padres a no desfallecer, a seguir con su valiosa labor y no dejarse influenciar por modas pasajeras, les recuerda que la educación es un proceso compartido entre instituciones educativas y padres.