La presentadora Sara Uribe por fin rompió su silencio sobre el infierno que vivió tras la ruptura con el exfutbolista Fredy Guarín, con quien tuvo un hijo. La paisa dijo que hasta se enfermó porque sentía que su vida se acababa.

A pesar de que Sara Uribe nunca se ha retirado de las redes sociales o que se ha mantenido trabajando, lo cierto es que hace un par de años atravesó por una gran crisis tanto emocional como física.

Sara no quiso hablar en ese momento sobre lo que estaba pasando, lo trató con su familia, seres queridos y expertos en salud, para poder salir adelante.

La hermosa paisa tampoco hizo un video para sus redes explicando todo lo que vivió, pero sí contó en sus historias la cruda situación que pasó cuando tuvo que regresar a Colombia, pero con la vida rota.

Sara Uribe había enfrentado varios problemas con su ex pareja Fredy Guarín, primero en China y luego cuando lo volvieron a intentar en el momento en el que futbolista estuvo en el Vasco da Gama, de Río de Janeiro.

Foto: Instagram Oficial

Las duras revelaciones de Sara Uribe tras terminar con Fredy Guarín

El primero que se dio cuenta de que Sara Uribe no estaba bien fue su hermano Thomas, quien un día en una playa de Rio le preguntó qué le pasaba, que no la veía feliz.

“Estaba muy flaca, no me había vuelto a arreglar, el pelo se me estaba cayendo, las uñas se me quebraban. Mi garganta estaba con sangre y yo no podía tragar, hasta tenía mal olor”, dijo Sara.

La presentadora incluso en ese momento le tomó una foto a lo que estaba vomitando, lo cual contenía sangre, pero que nos abstendremos a mostrar.

Me salieron unos cálculos muy grandes, en las amígdalas, yo me los quitaba todas las noches al escondido… Yo no podía ni hablar y me dolía mucho, percibía ese olor dentro de mí y no podía expresarlo a la gente. Era como un dolor en el alma, muy grande, como si estuvieran acabando conmigo, por dentro”. dijo la presentadora.

Sara les confesó a sus seguidores que empezó a orar y a pedirle a Dios una señal, una ayuda divina para entender qué debería hacer, si quedarse o terminar y devolverse para Colombia, y fue en la playa, junto a su hermano, cuando recibió los mensajes divinos.

Una niña se le acercó y le subió el autoestima y hasta le enseño a bailar, mientras que otro señora que recogía basura en la playa la abrazó de una manera inexplicable.

“Tú eres luz, no te puedes apagar, vamos a sonreír, a bailar, a ser felices. Tú tienes que volver a vivir”, le dijo el hermano a Sara luego de ver cómo se transformó la presentadora con esos dos encuentros.

Tras los dos encuentros místicos y el mensaje de su hermano, Sara decidió frenar su dolor, terminar con Fredy y devolverse para Colombia, empacó dos maletas y un morral y emprendió su viaje.

“Fue una nueva vida para mí, con un motorcito tan lindo en mi vida (su hijo) y fue sinónimo de que yo soy capaz, yo pude, tenía que volver a vivir y en ese lugar querían matarnos y dañarnos. Pero, la maldad y la vida no podían con tanto amor bonito”, aseveró Sara.

No obstante, Sara dijo que se fue de Brasil aún sintiendo amor por el futbolista.

Nos vinimos, con el dolor en el alma, ustedes no saben lo que lloraba en ese avión. Se me caía la vida, se me derrumbaba tener que dejar a alguien; amándolo con todo mi ser y mi corazón. Dejar una vida, que para muchas personas era de ensueño. Y venirme con lo que teníamos y ¿Qué cara le doy al mundo? ¿Cómo le digo al mundo que tengo que volver a empezar?”