La viuda de Robin Williams reveló detalles de los últimos días del reconocido actor, antes de quitarse la vida con un cinturón en 2014.

Según Susan Schneider, su esposo padecía de una enfermedad que lo habría llevado a quitarse la vida.

 

 

Luego de que le realizara la autopsia a Robin Williams, quien tenía 63 años, se reveló que el actor tenía demencia con cuerpos de Lewy, la cual se manifiesta de forma agresiva en el cerebro y que suele aumentar el riesgo de suicidio.

Aunque inicialmente Williams creía que tenía Parkinson, que le fue diagnosticado tres meses antes de suicidarse, al parecer, no era así.

Publicidad

La demencia con cuerpos de Lewy afecta las sustancias químicas del cerero y provocan problemas de comportamiento, pensamiento, movimiento y que afecta, además, el estado de ánimo.

Además, es el segundo tipo más común de demencia en el mundo después del Alzheimer.

“No estaba en sus cabales. Me sentí aliviada de que tuviera un nombre. Robin y yo habíamos pasado por esta experiencia juntos, siendo realmente perseguidos por un monstruo invisible”, explicó Susan Schneider.

 

 

Por otra parte, se conoció que en el último trabajo cinematográfico en el que participó Robin Williams que fue la tercera entrega de ‘Una noche en el museo’, el actor ya presentaba problemas de memoria para aprenderse los guiones.

De acuerdo con el director de la película, varios notaron un comportamiento extraño en Williams, quien aseguraba que ya no era capaz de hacer reír.

“Robin me llamaba, a las diez de la noche, a las dos de la mañana, a las cuatro de la mañana, y me decía: ‘¿Sirve? ¿Algo de esto sirve? ¿Apesto? ¿Qué está pasando?’ Yo lo tranquilizaba”, manifestó a Infobae.

La tercera parte de ‘Una noche en el museo’ terminó de grabarse en mayo de 2014. Tres meses después, Robin Williams se suicidó colgándose de un cinturón.