Ad
Ad
Ad
Ad
Entretenimiento

Jips, el artista que se tomó Japón con Inteligencia Artificial: “podrás crear tu contenido de TV con unas palabras”:

El creador audiovisual José Palacio dice que la Inteligencia Artificial “es una herramienta para que el artista pueda llegar mucho más lejos”. La considera “inevitable”.

Ad

Entre Shibuya, Tokio, y Dibulla, La Guajira, no hay ningún puente aparente más allá de la sonoridad, a menos de que a Jips se le ocurra crearlo. La obra audiovisual del artista costeño ya brilló durante semanas en 84 pantallas esparcidas en el espacio público allá, en la tierra del sol naciente, por lo que no sería raro que alguna de sus marimondas psicodélicas, gestadas al calor del Caribe, termine inmiscuyéndose entre las tintas milenarias de samurais, geishas y supercampeones.

Influenciado por el anime -el manga japonés puesto en movimiento-, este creador digital y pintor colombiano les está devolviendo el favor a los nipones que lo inspiraron desde niño. José Palacio -Jips- combina dibujos tradicionales hechos a mano con técnicas de inteligencia artificial; en zooms que se pierden hacia infinitos pigmentados de Akira, entre trazos de The Beatles y tambores, con algo costumbrista y popular vibrando entre capas.

Su trabajo fue reconocido y seleccionado en una convocatoria internacional para rodar en las pantallas de Miyashita Park, en el distrito de Shibuya, barrio de la capital japonesa. Además, su último cuadro, Capricho tropical, fue escogido para formar parte de la Climate Art Collection del Goethe-Institut, de Alemania.

En entrevista con el #1ComoTú, explica por qué está convencido de que la Inteligencia Artificial les permitirá a los artistas expandir los alcances de su imaginación y su labor creativa. Habla de los desarrollos que anticipa veremos en el corto plazo, y advierte por qué considera valioso apartarse de la ciudad y “volver a la naturaleza”, migrando al campo. O al mar.

¿Cómo estás aplicando la inteligencia artificial en el arte?

Yo vengo trabajando en el arte desde hace más de 10 años; soy pintor y animador 2D, es decir, hago animaciones cuadro a cuadro, de la manera tradicional. El año pasado la inteligencia artificial empezó a entrar en código abierto, ya la gente podía manipularla, empezar a jugar con ella. Y desde el primer día en que estuvo en código abierto empecé a trabajar en eso bastante.

¿Cómo ha sido esto?

Fue muy interesante poder mezclar lo que es el arte tradicional con todas estas técnicas de tecnología que se han empezado a desarrollar. La inteligencia artificial en verdad apenas está en su momento de nacimiento; todo es muy precario de alguna manera para lo que de verdad se prevé que en el futuro va a ser. Desde el arte, siempre estoy intentando ir en lo último de la tecnología, en lo último que está saliendo para ver cómo puedo integrarlo a mi arte, y darle nuevas formas, nuevos colores, nuevos estilos, y eso ha sido reconocido en Japón, por Neo Shibuya TV. Así se llama esta plataforma que proyecta en muchísimos lugares en Tokio animaciones de artistas japoneses, asiáticos, más que todo.

Jips - artista digital

¿Cómo llevas tu trabajo a una faceta comercial, entendiendo lo difícil que puede resultar vivir del arte?

He trabajado no solamente como artista independiente, sino con marcas también. El año pasado estuve trabajando con Buchanan’s, haciendo todo el marketing, las animaciones para un producto desde esa marca. También trabajo en temas artísticos, vendo cuadros, hago animaciones para videos musicales; siempre me estoy moviendo en varios ámbitos artísticos. No es fácil ser artista, pero digamos que siempre que uno haga algo uno puede encontrarle ese contenido comercial, para sacar de alguna manera un provecho que te permita seguir creciendo y desarrollando arte.

También el hecho de mostrarlo es muy importante, en diferentes plataformas, darse a conocer, para poder sobrevivir en el mundo del arte, que no es fácil. Siempre intento hacerlo muy independiente, buscar maneras alternas a la galería tradicional, a los métodos tradicionales de venta, para de alguna manera siempre ser muy único en mi área y encontrar nuevos espacios. Ya me han entrevistado en la India; estuve exponiendo en Grecia, en Alemania, en España, en galerías muy independientes, muy contracultura, muy diferente a la forma como usualmente se hace, y eso me ha permitido abrirme espacios. Me permite ser muy único en mi trabajo.

¿Cuál fue la intención estética de este trabajo reconocido en Japón?

Cuando escuché la convocatoria, era algo muy abierto para artistas. Pensé: qué puede ser algo que conecte con lo que, para mí, conecta Japón. A mí me encanta la película Akira, una película de animación de los años 80, y esa vibra, ese estilo, siempre me ha gustado. Quería usar ese estilo de tambores que se utilizan en Japón, para dar esa potencia a la animación. Para eso también recibí la ayuda de un gran amigo y músico que se llama Alvinsch, que me ayudó con la música, pero previamente ya había hecho la animación.

¿Cómo funciona esto?

La animación tiene muchísimas etapas; los personajes que se mueven no son inteligencia artificial, es animación tradicional, como la que se ha visto todo el tiempo, muy inspirado en animación japonesa. Y el tema con la inteligencia artificial es que te permite más que todo más velocidad, y unas cosas que superan realmente lo que se ha hecho en el pasado. Todo lo que son los edificios, el viaje de un lugar a otro, el zoom infinito que existe. Todo eso se permite con inteligencia artificial.

En mi Instagram @jipsx explico más o menos cómo se hace ese proceso, de crear inteligencia artificial, y cómo se mezcla con imágenes. Creo imágenes, hago dibujos digitales, y empiezo a mezclarlos con programas de inteligencia artificial que empiezan como a entender cómo es mi estilo, qué es lo que estoy buscando, para que a la final esa inteligencia artificial aprenda lo que yo quiero hacer, y bajo unos parámetros y códigos empiece a desarrollar una historia.

A veces se comenta que va a reemplazar al artista: yo creo que la inteligencia artificial es una herramienta para que el artista pueda llegar muchísimo más lejos, y de verdad explorar él solo, sin necesidad de un equipo ni de muchísimas herramientas; lograr muchísimo contenido y muchas ideas que puede que tenga en la mente, pero que sea muy difícil de explorar solo, o tomaría muchísimo tiempo también.

¿Ves la inteligencia artificial como un potenciador de la creatividad?

Sí, totalmente. Y es inevitable. Es como jugar contra la corriente. Va a llegar, cada vez va a ser mejor. Y de pronto si nuestra generación, entre los 30, 40 años que ya estuvo en esa transición entre lo análogo y lo digital, decide no entrar a la inteligencia artificial, probablemente se va a quedar por fuera, porque las nuevas generaciones van a utilizarlo sí o sí.

Va a ser como: obvio. La gente puede utilizar los métodos antiguos. La pintura se ha revaluado. Hacer un cuadro a mano es mucho más valioso ahora, porque es extremadamente análogo y eso nunca va a perder su valor, como los libros. Estas nuevas tecnologías van a arrasar en todo lo comercial, mucho de lo comercial, por lo menos. Se va a requerir muchísima menos gente para hacer ilustraciones, para hacer animaciones muy sencillas. No se va a necesitar gran cantidad de gente, solamente una persona extremadamente creativa que sea la que de verdad pueda crear este tipo de cosas, y un equipo de dos o tres personas máximo. Todo eso va a mutar, y aprender estas nuevas tecnologías es un gran desafío, claro está, y aplicarla es otro desafío, pero se puede ir trabajando en el tiempo.

Apenas la inteligencia artificial está creándose. Photshop sacó su inteligencia artificial, entonces poco a poco apenas estamos cumpliendo el primer año desde que la inteligencia artificial entró al código abierto, que fue más o menos el 15 de agosto, del año pasado. Y todo lo que se ha creado hasta hoy es demasiado. Preguntémonos, ¿Qué pasará el próximo año?

Para agosto del año pasado, yo apenas podía hacer ciertas imágenes, ciertas cosas, ciertos detallitos para lo que yo hacía antes. Ahora me ayuda a hacer animaciones muy largas, animaciones hasta de una hora, completamente creadas en inteligencia artificial. Yo puedo crear realidades.  Hace poco estaba haciendo un plan para una empresa de diseño de modas, y cree literalmente una realidad de una pasarela de modas, completamente virtual, pero que parecía real completamente. Puedes crear realidades y apenas va un año. Esperemos a ver qué puede pasar en el futuro.

¿Cuáles son las mayores influencias en tu trabajo creativo? ¿Cómo defines tu estilo?

Ya lo mencionaste, los Beatles son una gran influencia para mí; sobre todo la parte musical, la parte de su historia, cómo trascienden como artistas. Me gusta mucho en la parte artística siempre ser fluido, no se puede catalogar como un estilo específico, que no se pueda como establecer “esa persona hace tal”. Me gusta el arte psicodélico muchísimo, pero ahora estoy haciendo mucho trabajo de naturaleza, porque estoy muy conectado con la naturaleza. Me gusta siempre estar en ese ambiente entre árboles, plantas, mi ser creativo se ha conectado con eso ahora mismo. Puede que el próximo mes viaje a otro país y me conecte con otra cosa y empiece a hacer arte con otro estilo completamente diferente. El año pasado estuve en Alemania e hice mucho trabajo geométrico, que era lo que más se veía en Berlín y era lo que mi mente veía.

Dejo que mi mente fluya mucho para que de alguna manera no interfieran temáticas o un patrón comercial; que no suceda como: bueno, este es el patrón de éxito, los cuadros de naturaleza le gusta a la gente entonces eso es lo que tengo que hacer. No me gusta eso, entonces prefiero explorar, crear cosas nuevas, ver qué nueva cosa se puede hacer, porque eso me trae mucha felicidad, siempre jugar, siempre estar en el juego de qué se puede hacer de nuevo, qué se puede hacer diferente, y eso como artista es lo que motiva mi espíritu artístico.

Tú que tienes un pie en el arte, en la creación y estás inmerso en la naturaleza, pero que además estás atravesado por experimentación tecnológica con la inteligencia artificial, ¿Qué más crees que viene? ¿Qué potencial ves?

Siento que ahora con Apple, que viene con sus gafas, el mundo va a ir mucho más hacia el trabajo virtual, a que todos funcionen por VR (Virtual Reality); la gente trabajando por VR. Sobre todo la gente que trabaja en empresas. Va a poder trabajar desde su casa, pero siempre conectadas al VR. La inteligencia artificial lo que va a crear más que todo es como mundos, mundos en los que la gente va a poder trabajar, vivir. De alguna manera va a existir una cierta desconexión, pero a la vez, también va a permitir que la gente migre mucho más al campo. Ahora que existen opciones de conexión como Starlink, que es la empresa de Elon Musk, que permite conectar desde cualquier lado a internet, entonces uno podría trabajar desde casa, pero de alguna manera siempre estar conectado a una “matrix”, por así decirlo, que sea la empresa. Entonces siempre va a haber una conexión, desde cualquier lugar.

Siento que el ser humano debe volver a la naturaleza y conectarse. Ese interés por lo máximo en la tecnología, por lo más en la naturaleza, creo que es algo que debe revolver al ser humano; siempre saber entender en qué está el mundo, pero a la vez conectar con esa tierra, con esa naturaleza, con esa vida que a veces olvidamos. La ciudad cada vez amarra más a las personas, más que a crear, a ser un aparato de esa inteligencia artificial. Eventualmente va a serlo.

El contenido que vas a ver en televisión podrás crearlo tú mismo, solamente con palabras. Los consumidores dirán: “Quiero ver una serie de ciencia ficción, que tenga como protagonista, no sé, a Brad Pitt”, y les saldrá Brad Pitt, siendo el protagonista de esa serie. Vas a tener demasiados estímulos. Creo que eso está a un año de que ocurra.

El contacto con la naturaleza permite, de alguna manera, cortar esas dos realidades. Crear para ese mundo, pero a la vez vivir en un entorno más natural, que te permite autosostenerte, eventualmente, independiente de lo que pase en el mundo.

Y para ti como artista, ¿Qué viene?

Si quieren ver mi trabajo pueden entrar a mi página web, jips.com.co, ahí está todo el trabajo que he realizado a la fecha. Mi Instagram, @jipsx. MI trabajo es muy variado. Siempre estoy muy pendiente de estudiar nuevas cosas en inteligencia artificial, ahora viene unas nuevas tecnologías que se llaman GANs. ¿Qué son?, es como una inteligencia artificial que compite con otra inteligencia artificial para crear cosas. Entonces, una es el creador, el otro es el crítico. Apenas estoy explorando eso, porque está en un desarrollo muy precario, pero al competir las dos inteligencias artificiales crean cosas muy superiores, como si hubiera un maestro y un estudiante, y esa retroalimentación crea cosas muchísimo más avanzadas.

En eso estoy, aprendiendo y ver cómo se puede aplicar en el arte. Siempre me ha gustado explorar desde el arte, la tecnología. Todo lo que es matemática, me ha llamado la atención, estoy en el tema de los Mandelbrot y fractales, que son conectar ese tipo de matemática con inteligencia artificial para crear arte. Entonces es un proceso, creativo siempre, de mucho juego. Y también seguir creando arte, pintura, sobre todo en la naturaleza.

Mi último cuadro, que se llama capricho tropical, fue seleccionado por el Goethe-Institut para ser parte del Climate Art Collection, que es una colección de arte que escoge cuadros que tienen un trasfondo muy profundo que apoyen al cambio climático. Siempre conecto eso, y la idea es llevarlo a la inteligencia artificial, y que el arte sirva como mecanismo para comunicar el cambio climático, y poder de pronto ayudar a frenarlo de alguna manera con todo el conocimiento que puede venir de la inteligencia artificial en general.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News