El celo en las gatas es el periodo en el cual se activa su sexualidad con fines reproductivos. Durante esta temporada la hembra acepta aparearse con el fin de quedar preñada. 

En este lapso de tiempo, la gata emitirá señales para que el gato sepa que está en este periodo y logren un encuentro sexual.

En este tiempo la gata estará más consentida de lo normal, se frotará más contra sus dueños, lamerá su zona genital de manera frecuente, posiblemente pierda el apetito y haga constantemente un concierto de maullidos. 

¿Los gatos machos tienen celo?

El celo de los gatos machos inicia después de los 8 meses a 1 año de edad, sin embargo, no tienen un periodo específico para aparearse sino que están receptivos a las señales que las gatas les provean. 

A pesar de no tener una temporada establecida de celo, un gato saludable está continuamente abierto a tener relaciones cuando una hembra insinue esta intención.

Durante este periodo el carácter del gato podría tornarse más nervioso de lo normal o agresivo,  además hay ocasiones en las que al estar cerca de una hembra en celo comienzan a orinar fuera de su arenero. 

¿Qué hacer durante el celo de una gata?

Lo más recomendable es castrar a la gata previo a su celo, los expertos no aconsejan que se haga durante este periodo porque representa mayor riesgo. En la actualidad se puede llevar a cabo antes de la aparición del primer celo, sobre los 7 a 8 meses de edad.

Si por alguna razón no conseguiste castrar a tu gata antes del celo, te recomendamos mantenerla aislada de otros gatos, mimarla más de lo normal para que se sienta atendida y jugar con ella para distraerla.

Recuerda que cada semana en Canal 1 respondemos tus preguntas sobre Peludos del 1.

Encuentra allí también una sección llamada Desaparecidos y Encontrados para que reportes si hallaste algún perrito o gatito, o si tu amigo peludo se perdió.