Aquellos hombres que quieren mantener su castidad han encontrado en este aparato una forma de lograrlo, pero a un costo muy alto: puede ser hackeado y ‘atrapar’ al pene en contra de la voluntad de su dueño.

Se trata de una falla en el sistema de seguridad y permitiría a los piratas informáticos bloquearlo a distancia.

Twitter @runyuadulttoys

Cellmate, fabricado por la empresa china Qiui, es una especie de jaula en la cual el hombre desliza su pene para después bloquear el dispositivo con un anillo de acero.

El aparato, que se vende tanto como juguete sexual de sumisión como un medio para controlar la posible infidelidad de la pareja, no posee una llave física ni un control manual. Se bloquea por ‘bluetooth’ a través de una aplicación de smartphone.

Publicidad

Los investigadores en materia de seguridad, sin embargo, han descubierto numerosos fallos en su sistema que lo vuelven vulnerable a la piratería.

«Hemos descubierto que, a distancia, los ‘hackers’ pueden impedir el desbloqueo a través de Bluetooth, dejando al (sexo del) usuario atrapado dentro del dispositivo. No existe un desbloqueo físico» posible, indicó el martes Pen Test Partners (PTP), una empresa británica especializada en la seguridad digital.

Solamente «una herramienta manual adecuada podría liberar (…) al usuario».

La empresa también ha señalado otros fallos en este aparato, que se vende a 160 euros (unos US$190 o $722.000 pesos colombianos) en el sitio internet Qiui.

Por consiguiente, toda la información personal de los usuarios de Cellmate, este aparato de castidad para hombres, como nombres de contactos, números de teléfono, cumpleaños o datos de ubicación, es de fácil acceso.