Fomentar el ahorro en niños y jóvenes es una labor que seguramente ellos agradecerán en un futuro. Por ello, aquí te presentamos 5 tips para hacerlo.

Uno de los vacíos más grandes que se evidencian cuando se entra a la vida adulta es la falta de educación financiera y cultura del ahorro.

Esta situación dificulta que se puedan alcanzar objetivos importantes como acceder a estudios universitarios, comprar casa propia y viajar.

Es por esta razón que incentivar el ahorro en niños y jóvenes es una estrategia fundamental y muy efectiva para que a futuro puedan alcanzar una libertad financiera y estabilidad económica.

Tips para fomentar el ahorro en niños y jóvenes

A pesar que parezca una labor complicada y hasta imposible, se puede lograr con algunas estrategias puntuales y fáciles de implementar:

1. Fijar objetivos

Establecer metas concretas relacionadas con los anhelos que pueda tener tu hijo o hija, o el niño o adolescente que quieras ayudar, es fundamental para motivarlo a ahorrar.

Desde un juguete hasta un curso de idiomas, es importante ayudarlos a ‘aterrizar’ esos deseos y objetivos y mostrar al ahorro como el puente que permitirá llegar a ellos.

El ahorro en niños y jóvenes no tiene que estar relacionado a banalidades o metas poco significativas.

2. Llevar registros de los gastos

Tanto para niños como para adultos, el control y seguimiento a los gastos es muy importante para no desperdiciar los recursos.

Sin embargo, no necesariamente debe ser con lápiz y papel, pues para las nuevas generaciones esto puede parecer anticuado. Por ello, las aplicaciones móviles son las mejores aliadas para fomentar el ahorro en niños y jóvenes.

3. Asignar responsabilidad, vital para impulsar el ahorro en niños y jóvenes

Otra estrategia muy interesante es asignar responsabilidades tempranas a los niños y jóvenes.

Por ejemplo, si en casa hay una mascota, se puede designar al más pequeño de la casa que cada cierto tiempo le compre algún juguete, premio o snack con su ahorro.

De esta manera, se le enseña a manejar los compromisos económicos y al mismo tiempo ver las ventajas de hacerlo.

4. Premia su compromiso

Incentivar el ahorro en niños y jóvenes también requiere de premios y recompensas para no perder la motivación.

Si se cumplen los objetivos, no está de más pensar en un premio sorpresa que los impulse a ir por nuevas metas.

5. Retroalimentación constante

También es fundamental comunicar lo que podamos percibir del proceso de ahorro del niño o joven de la casa. 

Lo que hizo bien, los aspectos en los que puede mejorar, escuchar su percepción para evitar que pueda frustrarse si las cosas no salieron bien o confiarse si todo salió como lo planeado.