Un experimento del diario El País muestra la exposición y el riesgo de contagio de coronavirus de algunos espacios comunes.

Sobre todo, cuando las personas no usan debidamente los tapabocas y no hay distanciamiento social.

Para el análisis, los expertos tuvieron en cuenta un bar, una reunión social y un aula de clase cerrados, otros, con buena ventilación y en un límite de tiempo.

Presta atención a qué velocidad y cómo se propaga el riesgo de contagio de coronavirus.

Supongamos que en un bar hay 21 personas. Entre ellas, el paciente cero, es decir, el primer humano infectado con virus, y en ese espacio reducido nadie usa tapabocas.

Luego de 4 horas sin ninguna medida de bioseguridad 14 serían los contagiados de COVID-19.

Pero si en ese mismo lugar todos usan tapabocas, incluido el paciente cero, el riesgo de contagio disminuye a 8.

Publicidad

Si a eso le añadimos que estas personas no solo usan tapabocas sino que duran allí solo 2 horas, y hay buena ventilación, podrían ser cero los contagiados de coronavirus.

Otro escenario son las reuniones sociales: por ejemplo, en un espacio de 20 metros cuadrados en el que están reunidos 6 familiares o amigos, entre ellos, el paciente cero, durante 4 horas.

En este espacio, pese a que todos lleven tapabocas el riesgo de contagio de coronavirus es para 4 personas.

Si en el lugar hay ventilación y solo pasan reunidos 2 horas, el riesgo se reduce drásticamente a solo 1 contagiado del virus.

 

 

Si se tratara de una clase escolar el ejemplo plantea 24 estudiantes y una profesora, que sería la paciente cero. Ninguno tiene tapabocas. Entonces, en 2 horas, 12 niños tendrían COVID-19.

Sin embargo, en un mismo escenario en el que todos llevan puesto tapabocas en las mismas 2 horas, se reduce el riesgo a 5 niños.

Ahora, si los mismos 25 asistentes a la clase duran 1 hora en el recinto en el que hay entrada y salida del aire y también llevan tapabocas, solo sería 1 niño el contagiado.

Con este experimento, el diario español El País concluyó que todo escenario en que haya personas es necesario el uso del tapabocas, lavado de manos, el distanciamiento social.

Además, la buena ventilación de los espacios para reducir el riesgo de contagio por COVID-19.

Ya que las partículas diminutas que exhala un enfermo quedan suspendidas en el aire durante un tiempo en espacios cerrados.