WhatsApp es actualmente la red de mensajería instantánea más usada en el mundo, no solo por su fácil aplicación, sino porque tiene emojis, como la berenjena, para hacer más divertidas las conversaciones.

Los usuarios que usan esta aplicación se acostumbraron a agregar en sus conversaciones los conocidos emojis y los cuales van cambiando con cada actualización de WhatsApp.

Algunos de estos ‘dibujos’ son mal interpretados y cuando se emplean se hace con doble sentido, como lo son el caso de los diablos morados o la propia berenjena.

La propia aplicación ha dejado claro que este emoji es una planta de fruto comestible y que por eso está dentro de la  herramienta en la sección de alimentos.

Sin embargo, otros usan la berenjena en las conversaciones sexuales y lo denotan como el órgano sexual de los hombres, quizá por la forma y no precisamente por el color.

 

Publicidad

 

La polémica berenjena fue incluida como parte del Emoji 1.0 de WhatsApp en 2015 y Ángela Guzmán, una de sus creadoras, aseguró que inicialmente se pensó como un alimento.

“Se popularizó con un uso que no anticipé”, explicó en su momento Guzmán a la revista Wired.

Pero no solo la berenjena tiene un significado erróneo, hay otros emojis, como las caritas, que no son lo que parece.

 

 

Por ejemplo, el emoji de melocotón varios no lo usan con connotación de fruta, sino para referirse a las nalgas de alguien.

Otros emojis como las manos que, al parecer, rezan realmente se usa para dar las gracias o pedir un favor. Igualmente el que parece un puño, que no significa precisamente un golpe, sino se usa cuando se está de acuerdo con algo o alguien.