Chuck Norris estuvo en Cartagena, no peleó con nadie, pero se echó sus cervezas.