Además del registrador Juan Carlos Galindo que tuvo un día de gran tensión, el ministro del Interior Guillermo Rivera también sufrió los reclamos de los votantes más afiebrados quienes, a falta de tarjetones de consultas y de denuncias ciudadanas sobre intentos de manipulación al elector, le echaron la culpa al Gobierno.