Las cifras de la consulta de la que a sí misma se llama centro derecha, y que los analistas identifican como extrema derecha, se asemeja a las cifras del No a la paz en el Plebiscito de 2016.