Por falta de apoyo, un hogar de paso que albergaba a 72 adultos mayores tuvo que cerrar. Algunos de los abuelitos regresaron con sus familias, mientras que otros están buscando refugio en las calles.

Los abuelitos estaban en el hogar de paso Renacer de Montenegro, Quindío, lugar que contaba con convenios con el SENA y tenía galpones, huertas y otro tipo de estrategias para autoabastecerse.

Sin embargo, luego de varios años de sacrificio, se cerraron las puertas por falta de recursos.