El reconocido futbolista brasileño Dani Alves fue acusado de agresión sexual a una mujer.

Ante los hechos, la Fiscalía pidió prisión preventina sin fianza para el deportista en Barcelona.

Dani Alves había sido detenido tras ser citado para interrogarlo por una presunta agresión sexual a una mujer en una discoteca de Barcelona a finales de diciembre.

Trasladado a los juzgados de la Ciudad de la Justicia de la capital catalana, el futbolista prestó declaración ante el juez, tras lo cual la fiscalía solicitó que el jugador, que milita actualmente en el club mexicano de Los Pumas, sea encarcelado a la espera de juicio.

El 2 de enero, la policía catalana recibió la denuncia de una mujer que afirmaba haber sufrido tocamientos indeseados por parte del futbolista.

Los hechos habrían ocurrido en una discoteca de Barcelona en la noche del 30 al 31 de diciembre, de acuerdo con la prensa local.

Dani Alves niega supuesta agresión sexual

En un mensaje en video transmitido a la televisión Antena 3 el 5 de enero, Dani Alves negó los hechos.

“No la conozco, nunca la vi. Me gustaría desmentir todo”, añadió, confirmando que estuvo en la discoteca “disfrutando” pero “sin invadir el espacio de los demás”.

Capitán del equipo brasileño y el futbolista más laureado de la historia, con 43 títulos, se encontraba de vacaciones en Barcelona antes de reincorporarse a los Pumas de México tras haber disputado el Mundial de Catar con su selección, que cayó en cuartos de final.

Dani Alves está casado con una modelo española, Joana Sanz, que, en una entrevista, también en Antena 3, difundida el 9 de enero, explicó su versión de lo ocurrido.

“El día 30 se fue a cenar con sus amigos, a desconectar un poco, que bastante falta le hacía para su cabeza. Salió a bailar y a intentar disfrutar de la música como bien le gusta, y punto. Es una noticia que no tiene ni pies ni cabeza”, añadió.