Durante la llamada ‘nueva normalidad’ se han visto cosas raras, pero lo que hizo una mujer en Sudáfrica, al quitarse su propia tanga para usarla como tapabocas, puede estar entre lo más asqueroso de la pandemia.

Resulta que a la señora la iban a echar de un supermercado por no usar la mascarilla, así que no se le ocurrió otra ‘brillante’ idea que no fuera quitarse su ropa interior delante de todos para cubrirse el rostro.

Una persona grabó con su celular el instante en que la guardia de la tienda le exige el tapabocas, como lo piden los protocolos sanitarios.

La mujer estaba esperando con su carrito de compras, pero parece que no la iban a dejar pagar si no portaba el elemento de bioseguridad.

Acto seguido, la atrevida clienta estira su mano debajo de su falda para extraer el hilo por sus piernas y de ahí posarla con sus olores íntimos en la cara.

“¿Contenta?”, pregunta sarcásticamente la clienta, mientras otra señora que estaba en la fila alienta el truco.

Publicidad

 

 

“Bueno, personalmente, lo encuentro aceptable: es una máscara. Y, francamente, creo que las bacterias en tus bragas son menores que en la máscara. Bien hecho” (aplausos sarcásticos).

Por supuesto, las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar.  “Vamos, crece. ¿Qué debe pensar tu familia? “, dijo un usuario en Facebook.

Otro reprochó la idea de la señora: “Esto me enferma. Conoce la ley en todo el mundo. Tenemos un virus grave y ella cree que una tanga la salvará”.