El video viral de una bebé que al parecer es arrastrada por un ente paranormal abajo de su propia cama causa terror en redes sociales.

Josh Dean es el padre de la pequeña quien parece ser halada por algo que logró grabar el monitor de su habitación.

«Claramente estaba atraída por algo», afirma el papá al revisar lo que captó la cámara el pasado 21 de febrero hacia las 11:37 p.m.

En las imágenes se observa cuando la niña se levanta de la cama, camina hacia una almohada y se mete debajo de la cama y comienza a llorar mientras grita ‘mamá’ varias veces.

Mientras la niña pide auxilio, sus piernas parecen arrastrarse lentamente debajo de la cama y desaparecer.

 

 

Josh Dean había subió el video a redes con el siguiente texto: «Mi hija está siendo empujada debajo de la cama … mi esposa cree que gateó pero algo la tiró».

Publicidad

El padre ha compartido varios de los videos que muestran cómo la hija va a hablar con algo, que se especula que es un fantasma, abajo de su cama — ¡incluso a plena luz del día! —.

 

 

Sus grabaciones ya tienen millones de vistas en diferentes plataformas sociales, por lo que Josh ha tenido que salir a explicar las teorías de la gente incrédula. ¿Es real? ¿Usted qué opina?

Uno de los usuarios que vio la publicación en TikTok escribió: «No hay forma de que ella estuviera asustada y llorando mami y simplemente siguió arrastrándose por ahí».

Sin embargo, otros se han mostrado escépticos, especulando que la hija se estaba metiendo debajo de la cama para buscar un juguete y no sabía cómo salir, lo que molestó a los padres de la bebé.

 

 

El propio Josh ha respondido a esta teoría, tomando un video separado del piso vacío debajo de la cama. Él pregunta: «¿Qué juguete podría perseguir?».

En otro video, Josh y la madre de la pequeña explican cómo su teléfono se congela y se apaga cuando intenta filmar debajo de la cama o incluso intenta publicar más imágenes.

Por eso, hay usuarios que le dicen que si su hija es asechada por un espíritu es mejor que se largue de la casa o que al menos pida a un sacerdote que la bendiga.