En el universo de Dragon Ball Super pasó lo que pocos esperaban, apareció una transformación más poderosa que el Ultrainstinto que usó Gokú para vencer a Jiren.

Y no fue el protagonista del anime, este enorme poder surgió de Vegeta en una batalla contra Granola en la capítulo 75 del manga.

Las imágenes del combate sorprendieron a los seguidores, puesto que el príncipe de los saiyajín luce con un extraño ki que lo lleva a otro nivel insospechado.

El nuevo poder de Vegeta surgió luego de que Granola venciera a Gokú con su ultra instinto completo y, tras recibir varios golpes, el orgulloso saiyajín liberó su próxima faceta a la que llamó “Mega instinto” o “ultra ego” (este último es la traducción en inglés).

Ya no cuenta con el cabello plateado, sino luce más oscuro y sus pupilas tienen un color más claro. Parece ser todo un dios de la destrucción.

Ante esta transformación, Granola parece poder hacer poco ante la resistencia de Vegeta, así que trata de conversar con él para entender la naturaleza de su poder.

“¿Por qué no esquivas? ¿Tu técnica no es como al del otro tipo?”, dice el cereliano que busca vengar a su raza, la cual fue exterminada por los saiyajines cuanto eran el ejército de Freezer.

“¿El Ultra Instinto de Kakaroto? No lo compares con esa técnica tan aburrida. Si Kakaroto es un ególatra, yo soy un egocéntrico. Puedes llamarlo Megainstinto”, responde Vegeta.

Según la explicación de algunos fanáticos de Dragon Ball Super, Vegeta despertó el poder de los dioses de la destrucción, que se caracteriza por la fortaleza de su cuerpo y la gran fuerza.

Mientras que Gokú tiene el ultra instinto, porque pertenece a la categoría de los ángeles que tiene más velocidad y precisión.