Una triste historia se conoció por parte de María Fernanda Echeverry, dueña de Homero, su perro, y quien perdió la vida en la bodega de un avión.

La joven hizo pública la manera en la que su mascota murió, luego de que la aerolínea EasyFly no les permitiera viajar juntos en la cabina de la aeronave.

«Homerito falleció ayer en la aerolínea Easyfly, compré el tiquete aclarando que viajaba única y exclusivamente con mi perrito, llego al aeropuerto donde me manifiestan que no puedo viajar con él, jamás nos separábamos, siempre viajaba conmigo las horas que fuese necesario y por políticas de la empresa, sin aclarar, me hicieron cambiar el modo de viaje de mi mascota», señala la mujer.

Tras esto, la dueña del perro manifiesta que este tuvo que viajar en la bodega, ya que perderían el vuelo entre Puerto Asís y Cali.

«Les recomendé y les exigí que lo ubicaran en un lugar seguro con el guacal que le había comprado para viajar cómodamente», recordó la duela del perro.

Sin embargo, al aterrizar el avión la joven se encontró con una triste e inesperada escena, ya que Homero había muerto.

Publicidad

«Lamentablemente al llegar a mi destino me encuentro con que mi mascota había fallecido, cuando me bajé del avión corrí a verlo para recibirlo con ansias y me encuentro con una escena impactante, estaba debajo de todas las maletas sin vida, no lo ubicaron como debían y no le dieron el espacio suficiente para poder respirar, en ese instante supe que mi bebé no había sido fijado adecuadamente y puesto en un lugar donde pudiera llegar a salvo», denunció María Fernanda.

Respuesta aerolínea

Ante el revuelo causado por la denuncia de la dueña del perro que murió en dicho avión, la aerolínea EasyFly se pronunció al respecto.

Mediante un comunicado, dicha empresa afirmó que la dueña de la mascota no presentó la documentación requerida para que este viajara en cabina.

Además, señalaron que desconocían las condiciones de salud del perro ante la falta de información.

«Como transportadores desconocemos las condiciones de salud con las que los animales abordan las aeronaves, así como las condiciones especiales físicas, emocionales, de temperatura o presión que el animal puede soportar durante el viaje, por lo que son sus dueños las personas idóneas para determinar si previo cumplimiento de las normas aeronáuticas, los animales pueden viajar», se lee en el siguiente comunicado.

A pesar de la respuesta, las críticas hacia la aerolínea no se hicieron esperar tras este grave hecho en donde no se hacen responsables.