La historia de Jean Francis Álvarez Lizeta, de 13 años, le está dando la vuelta al mundo y ha tocado el corazón de miles, luego de que falleciera una semana después de salir de un incendio con el 70% de su cuerpo quemado por haber regresado y rescatado a su perro, su mejor amigo.

El incendio ocurrió el pasado 23 de enero en Villa El Salvador, Perú, cuando una fuga de gas licuado de petróleo (GLP) de un camión-cisterna desató el infierno, en el que además de Jean Francis, murieron más de 20 personas y otras siguen con graves heridas.

Jean Francis y toda su familia habían evacuado su casa debido al intenso olor a combustible y alarmados por el inminente peligro. Sin embargo, el pequeño notó que en la evacuación no salió Lester, su perro de tres años y a quien consideraba su mejor amigo.

Sin pensarlo dos veces, el niño se devolvió a la casa por Lester y justo en ese momento, un vecino de la zona encendió el motor de su auto y provocó el incendio que alcanzó a llegar a la casa de Jean, quien logró salir con su perro, pero con su cuerpo en llamas.

De acuerdo con El Comercio de Perú, el niño resistió dos operaciones durante seis días, pero no sobrevivió a las graves heridas, mientras que Lester, resultó prácticamente ileso del incendio. Solo tuvo una herida en la oreja y un golpe en una de sus patas.

Ese mismo medio habló con Ana Mariela Huamán, abuela de Jean y les dijo: “Él siempre me repetía: abuela si tú me quieres, me quieres junto a mi perrito” y añadió que su nieto repetía que quería ser veterinario.