Un hombre de Oaxaca, México, fue el feliz ganador de una millonaria lotería en California, EE.UU.

En una tienda de licores el mexicano, que es ilegal en Estados Unidos, compró una lotería de 10 dólares.

Con el paso de los días se percató que el número que había comprado coincidía con el ganador de los 750.000 dólares de la lotería en California.

Pero no todo fue felicidad, pues para recibir el premio debía abrir una cuenta de ahorros. Ya en el banco le pedían tener su identificación y documentos al día para expedir un producto bancario.

Al no tener los documentos en regla en EE.UU. le entró la desesperación al nuevo millonario por redimir el ‘botín de oro’.

 

 

Ante el afán de reclamar los 750.000 dólares, unos 2.850.000.000 de pesos colombianos, le entregó el boleto ganador de la lotería en California a otra persona para que pidiera el premio.

Sin embargo, la compañía se percató que el ganador no coincidía con la persona que había comprado la lotería y detuvo el proceso de entrega.

La policía intervino y la investigación policial, que ya llevaba nueve meses, estaba contrarreloj, pues para redimir el premio tenía una fecha límite.

Tras varios meses de investigación, el cheque finalmente fue entregado al feliz ganador, solo que por un valor de 525.000 dólares, unos 1.995.000.000 pesos colombianos, teniendo en cuesta los descuentos por impuestos.